Los pequeños comenzaron a exhibir todo su ingenio desde las 17.30 horas. Según impuso el azar, el desfile lo abrió la comisión Ángel del Alcázar-José Maestre.

El itinerario se inició en la Glorieta, pasó por la plaza del Ayuntamiento y acabó en Xàtiva. De hecho, en su ruta, los peques pudieron vislumbrar, entre plásticos, los remates y bases del monumento municipal.

Una mascletà de colores a cargo de la Pirotecnia Gori de Mislata cerró el acto, donde no faltaron las alusiones a la Copa América (niños disfrazados de sardinas) y pequeños empapelados con hojas de periódico. La cabalgata de ayer precede a la del Ninot de los mayores, que será el sábado 10 de marzo.

El Ayuntamiento blinda su falla

El monumento municipal, de Pere Baenas, está blindado. El Ayuntamiento de Valencia no quiere que se repita el mal trago del año pasado, cuando una parte se quemó por la acción de una pirómana que fue detenida unos días más tarde. Por eso, el Consistorio ha contratado a dos vigilantes de seguridad, para que estén al loro las 24 horas del día.