Los vecinos de Fuencarral, Carabanchel y Hortaleza, que hoy cumplen un año de convivencia con los parquímetros en sus barrios, han hecho balance.

Han recurrido un total de 21.000 multas, casi 60 diarias, de las que aseguran que han ganado "el 90%"
En este tiempo han recurrido
un total de 21.000 multas, casi 60 diarias, de las que aseguran que han ganado "el 90%".

De los 2,5 millones de multas que puso el año pasado el Ayuntamiento de Madrid, Amador Campa, portavoz de la Asociación Barrio del Pilar, calcula que el 68% se produjeron en estos barrios.

Estas plataformas afirman que el Ayuntamiento de Madrid, que no ha facilitado datos de recaudación, ha podido ingresar "270 millones de euros en multas en zonas del SER".

Casi 50.000 firmas

Además de las 48.490 firmas que han recogido para pedir la retirada de los aparatos, en este año han realizado 124 manifestaciones y concentraciones, 11 suspensiones de plenos en juntas municipales y 14 protestas en actos oficiales. En su afán por llamar la atención sobre su causa han decorado 25 parquímetros y creado 16.300 tarjetas simuladas de aparcamientos.

Los vecinos siguen insistiendo en que el SER "no es necesario en barrios residenciales" y afirman que los parquímetros "han provocado la desaparición de muchos pequeños y talleres". 

El sábado se manifestarán a las 18.30 en Callao.

Empujones a los controladores

La lucha antiparquímetros ha dejado 22 personas encausadas que se enfrentan a 500.000 euros de multas por supuestos daños a los parquímetros.

La lucha antiparquímetros ha dejado 22 personas encausadas que se enfrentan a 500.000 euros de multas
Entre ellos está  el propio Campa, que ha recurrido la sentencia que le condenó a pagar 1.000 euros por pegar a un vigilante del SER.

Campa aclaró ayer que "simplemente empujé a un parquimetrero por un malentendido, pero no le proferí lesiones".

Por su parte, R. S., el controlador agredido, aseguró que recibió un golpe en el pecho por parte de Campa.