El interés de los agricultores catalanes por los criaderos de insectos para utilizarlos en control biológico de platas está aumentando, según ha explicado a Europa Press el ingeniero agrónomo de la Federación de Agrupaciones de Defensa Vegetal (ADV), Jordi Ariño.

Ariño ha participado este jueves en la Diputación de Lleida en una jornada sobre la lucha biológica en fruticultura y horticultura organizada por las agrupaciones de defensa vegetal de Catalunya, a la que han asistido ponentes de Almería, una de las provincias con más criaderos de insectos para uso en control de plagas, es especial en cultivos hortícolas.

Su asociación, que dispone del único criadero de Catalunya y está especializado en cultivos hortícolas, ha pasado de 85 socios hace dos años a los 135 actuales, y ha explicado que los agricultores interesados tienen que asociarse a la entidad.

El presidente de la Diputación, el convergente Joan Reñé, ha afirmado en la inauguración que esta jornada es una respuesta a la creciente demanda de la sociedad que exige un respeto al entorno natural y al medio ambiente en la producción agraria.

La coordinadora técnica del encuentro, Teresa Domigo, ha señalado que la entrada en vigor de la ley de uso sostenible de fitosanitarios está animando al sector a buscar métodos alternativos y que la lucha biológica es uno de ellos.

Por su parte, el presidente de la ADV de El Poal (Lleida) y de la Asociación de ADVs de Catalunya, Ramon Salvia, ha considerado que la jornada pretende dar a conocer los métodos de control biológico en los que determinados insectos depredadores acaban con otros que perjudican los cultivos.

El presidente de la

Adv terres de Ponent, Ferran Accensi, ha explicado que cada vez hay más personas que quieren comer productos naturales, lo que obliga a minimizar los insecticidas, y para ello hace falta recuperar el equilibrio natural controlando plagas con otros insectos.

Consulta aquí más noticias de Lleida.