El informe indica que es «paradójico» que el término municipal de Córdoba, uno de los mayores de España, se encuentre en una situación de «oligopolio de oferta, con una repercusión clara en los precios». El hecho de que la mayoría del suelo urbanizable esté en manos de unas pocas promotoras impide «una mayor fluidez y disponibilidad de suelo urbanizable entre un número mayor de empresas, con la repercusión a la baja del precio del suelo».

El trabajo del grupo de investigación en Economía Cuantitativa de la UCO y de la fundación Barin señala que en 2006 más de la mitad de casas vendidas en la capital tenían entre 75 y 115 metros cuadrados, con un precio medio superior a los 200.000 euros. El informe constata un incremento de la demanda de alquiler «por las limitaciones en la capacidad de acceso a la vivienda en propiedad» y que afecta sobre todo a los jóvenes.