Peret
El cantautor Peret(Hugo Fernández). Hugo Fernández

Ha perdido el pelo, pero no sus inconfundibles patillas.

Peret, hijo de un vendedor ambulante de telas, se autocorona creador de la rumba catalana, sin permiso de Gato Pérez, y presenta nuevo disco, Que levante el dedo.

¿Por qué el rey de la rumba catalana mantiene 11 años de silencio discográfico?

No soy el rey, soy el creador de la rumba catalana. No es otro el que la ha creado para que yo luego me haga popular. Pero no he estado tantos años en silencio, hace seis saqué El rey de la rumba.

¿La paternidad de este género musical es sólo suya?

BIO Pedro Pubill Calaf nació en 1935 en Mataró (Barcelona). Perteneció a la Iglesia Evangélica, tiene dos hijos y una cruz de Sant Jordi.

Lo que yo hago es enteramente mío, y si alguien dice que hago lo que antes hacía otro, no es verdad.

¿Qué papel le concede a otros artistas, como El Pescaílla?

No son otros, es uno y lo que él hacía se llama rumba flamenca, pero entiendo que sus hijas digan que es el mejor.

¿Podría darnos una definición de la rumba catalana?

Es un ritmo de rock, con unos cierres de metal, de Pérez Prado, del mambo, hecho por un gitano. Todo esto lo metes en una coctelera, lo meneas y te sirves un cóctel que se llama rumba catalana.

¿Ha pasado del 'Borriquito como tú' a la canción protesta?

Uno de mis mejores temas protesta es 'Borriquito como tú', porque a los españoles nos gusta más lo que viene de fuera que lo nuestro. En este disco hablo del racismo, no el de blancos y negros, sino el que ataca a gente menospreciada, como las putas.

Son canciones para bailar…

Hay de todo: rumba catalana, imprescindible; guajira; moritas, que es un palo del flamenco; rancheras... Las he compuesto con una sobrina.

¿Cómo empezó a aporrear la guitarra y a girarla en el aire?

No me lo enseñó nadie. Lo de hacer la percusión surgió tocando solo, sin palmeros. Lo de dar la vuelta es una forma de vender, es espectáculo.

Un gitano de Mataró compitió con Abba en Eurovisión...

Yo no quería ir porque no me hacía falta, en Europa vendía millones de discos, y no era un año para ir. Aquí habían matado a dos chicos, uno era Salvador Puig Antich. Pero me obligaron a ir a Eurovisión, hasta tal punto que me dijeron: "No hiciste la mili, haz esto".

¿Cómo desea que le recuerde el público?

Por mi labor humana, visitando cárceles y hospitales.