"La guerra en Irak es el peor error en política exterior de nuestra historia", asegura el líder demócrata en el Senado

  • Los demócratas amenazan con revisar el permiso a Bush para ir a la guerra.
  • Pretenden anularla y emitir una nueva que limite la misión de EEUU en Irak a impedir la penetración de Al Qaeda y a adiestrar a las fuerzas locales.
Los senadores demócratas (de i a d), Richard Durbin, Jim Webb, Harry Reid, Debbie Stabenow, Jack Reed, Charles Schumer y Patty Murray.
Los senadores demócratas (de i a d), Richard Durbin, Jim Webb, Harry Reid, Debbie Stabenow, Jack Reed, Charles Schumer y Patty Murray.

Un día después de que el Senado bloqueara una moción contra el aumento de tropas en Irak, los demócratas insistieron en que seguirán la presión a la Casa Blanca y amenazaron con revisar el permiso dado en 2002 para ir a la guerra.

Lo que necesitamos no es un aumento de soldados, es un aumento de la diplomacia

La guerra en Irak "
es el peor error en política exterior jamás cometido en la historia de Estados Unidos", por encima incluso del conflicto de Vietnam, aseguró el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, en declaraciones emitidas por la cadena de televisión CNN.

Reid fue uno de los numerosos demócratas y republicanos que
multiplicaron sus comparecencias en los programas televisados de debate para hablar sobre el bloqueo en el Senado de una moción no vinculante de condena al aumento de tropas de EEUU en Irak y explicar cuáles serán los próximos pasos a dar.

Oposición demócrata y republicana

Una moción idéntica había sido aprobada el viernes en la Cámara de Representantes, por 246 votos frente a 182.

En el Senado, la medida obtuvo el respaldo de 56 legisladores (49 demócratas y siete republicanos), frente a 34 que se pronunciaron en contra, pero aún así no logró salir adelante porque las normas de esa cámara requieren un mínimo de sesenta votos a favor.

En sus declaraciones, Reid aseguró "está claro que la guerra no está yendo bien. Por eso, en los próximos meses habrá más votaciones, como tiene que ser".

Esas votaciones, recordó, son "parte de un proceso para pedirle al presidente que, por favor, cambie el rumbo" en Irak. "Lo que necesitamos no es un aumento de soldados, es un aumento de la diplomacia", insistió el senador.

Revisar la autorización de 2002

Una de las opciones, según apuntó, podría ser volver a poner sobre el tapete la autorización que el Congreso otorgó a Bush para que fuera a la guerra en Irak, en octubre de 2002.

En un sentido similar se pronunció, en la cadena 'Fox News', el senador demócrata Carl Levin, que explicó que "examinaremos una posible modificación de aquella autorización para limitar la misión de las tropas a una misión de apoyo, en lugar de una misión de combate".

Por su parte, el también senador Joseph Biden, uno de los aspirantes a la candidatura demócrata en las elecciones presidenciales, declaró a CBS que el Congreso debería "anular esa autorización y emitir otra nueva" para dejar claro que la misión de EEUU en Irak se limita a impedir la penetración de Al Qaeda y a adiestrar a las fuerzas locales.

Por el contrario, también en CNN, el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, aseguró que, para dar al Gobierno iraquí de Nuri al Maliki una posibilidad de éxito, es necesario que las tropas estadounidenses se mantengan en el país árabe.

Acerca del bloqueo en el Senado de la moción de condena, McConnell recordó que su partido estaba dispuesto a levantarlo si los demócratas hubieran aceptado debatir una moción paralela que veta cualquier intento de recortar fondos para el aumento de tropas.

La denegación de fondos entra dentro de las competencias del Congreso y es una de las armas que se conjetura que los demócratas podrían usar para expresar su rechazo al envío de soldados extra, aunque los líderes de este partido no se han pronunciado sobre este extremo.

En este sentido, McConnell se mostró de acuerdo en que habrá más debates en el Senado en los próximos meses sobre Irak: "habrá otro debate. Vamos a querer que se celebre uno sobre los fondos para las tropas", explicó.

En nombre de la Casa Blanca, y en declaraciones a la CNN, el portavoz presidencial, Tony Snow, defendió la nueva estrategia propuesta por Bush, de la que recordó que "apenas ha tenido una oportunidad para empezar a funcionar".

"La guerra es complicada, pero la solución no es que nos marchemos. Es proporcionar los recursos y los refuerzos que nuestras tropas necesitan para hacer su trabajo, y al mismo tiempo decirles a los iraquíes: 'tienen que empezar a hacerse cargo'", afirmó Snow.

Hasta el momento, 3.133 soldados estadounidenses han muerto en la guerra de Irak.

Las encuestas indican que la mayoría de los estadounidenses se opone a un aumento de las tropas destinadas en Irak, que se sumarán a las más de 140.000 desplegadas en la actualidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento