María Pujalte: "A la inspectora Lebrel le gustaría investigar la infidelidad de Hollande"

  • La protagonista de Los misterios de Laura, que se emite los martes por la noche en La 1, espera que la audiencia "se afiance".
  • La ficción vuelve a la televisión después de más de dos años: "Nada más que por responsabilidad con el gasto público, se tenía que emitir".
  • La actriz reconoce que en la vida real no podría resolver un crimen porque no es "ni la mitad de lista" que la agente.
La actriz María Pujalte, protagonista de la serie 'Los misterios de Laura'.
La actriz María Pujalte, protagonista de la serie 'Los misterios de Laura'.
PIPO FERNÁNDEZ

La actriz María Pujalte vuelve a colarse en los hogares españoles a través de la pequeña pantalla. Su serie Los misterios de Laura ha vuelto a la parrilla de La 1 tras más de dos años en el cajón. La audiencia se va reencontrando con la serie semana a semana: tras un discreto estreno con un 11%, el segundo capítulo acaparó al 13% de los espectadores.

¿Pensaba que la tercera temporada de Los misterios de Laura se quedaría para siempre en el cajón?

Pensaba que se tendría que emitir, más que nada por responsabilidad con el gasto público. Una serie que acabó en el verano de 2011 con casi cuatro millones de espectadores y de la que ya hay una tercera etapa grabada tiene muchas razones para ser emitida, principalmente que cumplió con creces los requisitos de audiencia.

¿Cómo vive un actor la espera a que su trabajo vea la luz?

Cuando acabas un trabajo vuelves a estar en el mercado y la exclusividad no se paga, ni tampoco cobras por estar en tu casa esperando. Cuatro meses después de terminar con la serie, me contrataron para la obra de teatro Hermanas, que afortunadamente ha funcionado muy bien. Independientemente de la pena o rabia, como no puedes hacer nada, tienes que ocuparte, no te puedes quedar de brazos cruzados. Estos son los tiempos que estamos viviendo todos.

En principio la ficción se programó para el lunes, luego se cambió al martes pero parece que no hay noche fácil en la televisión. ¿Cómo vive la competencia con otras series?

Con nervios, esperando que Los misterios de Laura se afiance y vaya subiendo. Han tenido la serie mucho tiempo guardada, la media de la cadena ha bajado y hacía muchos años que la ficción en La 1 se reservaba para la noche de los lunes y los jueves. Estos factores pueden haber influido. Además, los cambios de programación, que no sé si serán una cuestión de estrategia, pero quizá podrían haber despistado.

¿Cree que habrá una cuarta temporada?

Quiero pensar que sí. No nos están diciendo 'vamos a grabar una cuarta temporada' sino 'queremos grabar una cuarta etapa, siempre y cuando los datos de audiencia vayan bien', con lo cual estoy de acuerdo.

La serie tiene muchos seguidores, pero se tienen que ubicar de nuevo.

Eso es lo que me dicen mis compañeros. Pero yo no estoy metida en las redes sociales y me pierdo ese termómetro.

¿Qué tienen en común Laura y María?

A las dos nos gusta mucho nuestro trabajo, creo que Laura es una persona que vive con mucha pasión el día a día y yo trato de vivir así. También soy un poco despistada, como ella, a veces no me entero de las cosas más obvias, pero no soy ni la mitad de lista que es ella.

¿Se ve usted capaz de resolver un crimen en la vida real?

Soy observadora pero no tengo esa capacidad de deducción y análisis.

¿Y de cometerlo?

A veces te dan ganas, —ironiza a carcajadas— pero luego lo sublimas todo. Creo que no sería capaz pero nunca se sabe las situaciones límite a las que te puede llevar la vida, como en caso de defensa propia. Cuando te cabreas, al final aprendes a convivir con los horrores que te rodean. ¿Qué se puede hacer si no?

¿Qué caso de la actualidad cree que le gustaría investigar a la inspectora Lebrel?

A Laura no le mueve el caso más importante que esté en todos los titulares. Si fuera una inspectora de hoy en día, se dedicaría al caso que le permitieran sus superiores porque ella ni pincha ni corta, es una currante como tantos otros pero quizá, ahora que lo pienso, el tema del presidente francés, François Hollande, con amante de por medio. Ella siempre investiga asesinatos pero con un tono de juego, de ficción, de irreal, como en El Cluedo o una novela de Agatha Christie, no estamos hablando del duro y horroroso realismo (como The Wire) y cuando lo trasladas al mundo real, donde me parece todo tan tremendo, se me acaba el humor.

¿Se ha visto ya en alguna de las adaptaciones de la serie en el extranjero?

No he visto nada de momento pero celebro que se abra el mercado y que la serie guste fuera.

¿Qué series nacionales y extranjeras le enganchan?

He visto Isabel, me ha encantado El tiempo entre costuras y en las extranjeras las veo más en DVD cuando puedo. Recientemente he disfrutado muchísimo con Roma, que me ha parecido una maravilla de serie: brutal, divertida, preciosa, con una forma de rodar que no había visto nunca, con un gran grado de realismo y un reparto de actores de altura.

¿Qué otros proyectos tiene para cuando acabe con Hermanas?

Ninguno. Termino la gira en febrero y me quedo en el mercado.

¿Qué ritmo de trabajo le gusta más: tele o teatro?

Me gustan mucho los dos aunque son muy diferentes. En la televisión son muchísimas horas al día, no vives para otra cosa. Esta serie es un personaje que está todo el rato en escena y eso convierte el trabajo en algo muy intenso, lo cual también es muy bonito, hacemos muchos exteriores, estás con un equipo que acaba siendo casi tu familia, trabajas con muchos compañeros que pasan por la serie... Y la conexión con la gente, que te da mucho cariño. Además tienes mucha más responsabilidad con la productora y la cadena. Mientras que en el teatro tienes mucha más libertad, dispones de dos meses para ensayar, los momentos de ensayo son preciosos porque estás a solas con tus compañeros de reparto, el director y su ayudante. Disfrutas de mucho tiempo para profundizar en el trabajo. Luego el día del estreno es horrible, sufres unos nervios tremendos... pero tienes al público ahí delante, en carne y hueso, lo cual me encanta porque me alimenta mucho. Por otra parte, las giras son cansadas, mucho viaje, te exige cuidarte mucho la voz, es un trabajo muy físico.

¿Hay algún género que no haya tocado y le gustaría trabajar?

Me gustaría hacer y nunca he hecho tragedia y verso. Y por supuesto me encantaría representar un Shakespeare.

¿Cuál ha sido su mayor reto profesional?

He hecho un par de veces a Valle Inclán y es un autor tremendamente difícil.

¿Alguna apuesta personal para los premios Goya?

Me ha gustado mucho Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba. Me parece una película muy necesaria.

¿Cómo se imagina a los 65 años?

Fresca como una lechuga y en activo. Ilusionada, disfrutando y contenta con las cosas que la vida te da.

No tendría problemas con el retraso de la edad de jubilación.

No porque los actores nunca han tenido problema con eso, es una profesión de largo recorrido y siempre son necesarias las ancianitas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento