Si ayer UNICEF publicaba un informe sobre la infancia en 21 de los países más ricos de la OCDE que situaba a España en quinto lugar y al Reino Unido en el último, hoy es precisamente un medio británico, la BBC, el que
analiza las causas de la felicidad de los niños holandeses, que eran los que lideraban la clasificación.

"Holanda ha sido siempre una sociedad centrada en la infancia", dice Paul Vangeert, profesor de psicología del desarrollo humano en la Universidad de Groningen. "Se pone especial énfasis en los niños más pequeños".

El profesor no se muestra nada sorprendido por los resultados del informe. "Por un lado se tienen los indicadores objetivos del informe, como la salud, los ingresos o la educación. Holanda es un país muy rico. Por el otro, y quizás lo que es más importante, están los indicadores subjetivos, el propio sentimiento subjetivo de bienestar de los jóvenes".

RANKING DE UNICEF

      1. Holanda
      2. Suecia
      3. Dinamarca
      4. Finlandia
      5. España
      6. Suiza
      7. Noruega
        8. Italia
        9. Irlanda
        10. Bélgica
        11. Alemania
        12. Canadá
        13. Grecia
        14. Polonia
          15. República Checa
            16. Francia
            17. Portugal
            18. Austria
            19. Hungría.
            20. EE. UU.
            21. Reino Unido.

          Vangeert subraya la especial relación que los padres tienen con los hijos y el hecho de que suelen recibir menos presión en el colegio.

          Más madres que no trabajan para cuidar de sus hijos

          "La tasa de madres jóvenes que trabajan no es tan alta en comparación con otros países. Hay una fuerte tendencia en el caso de las madres a criar a los niños o a tomarse un largo tiempo libre una vez que se tiene un hijo", asegura el profesor.

          Buena comunicación

          El profesor asegura a la BBC que la familia holandesa media es muy abierta y comunicativa.

          Padres e hijos se llevan bien y puede hablarse casi de cualquier tema.

          El lado negativo de las especial atención que se otorga a los niños en Holanda es que éstos pueden llegar a gobernar las relaciones familiares


          El lado negativo, dice, es que la familia puede a llegar a organizarse en torno a los niños.

          Eso puede llegar a producir desequilibrios entre la felicidad de los padres y la de los hijos.

          Los holandeses son famosos por la flexibilidad que adoptan frente a temas como el alcohol, las drogas o el sexo.

          "Dado que los padres son más relajados, la dinámica de los problemas es menos severa que en aquellos países donde a estos temas se les da mayor importancia", asegura el profesor holandés.