El Ayuntamiento de Gandia ha aprobado este martes en pleno extraordinario, con los votos a favor de los concejales del Partido Popular, acogerse a las medidas excepcionales de liquidez para municipios con problemas financieros y la revisión del Plan de Ajuste propuesto por el Ministerio de Hacienda para la refinanciación de la deuda municipal. El Grupo Municipal Socialista y el de Compromís per Gandia han votado en contra alegando que con este plan aumentarán los impuestos y se "hipotecará" las inversiones de la localidad.

El alcalde de Gandia, Arturo Torró, ha lamentado durante el pleno que el PSOE y el exalcalde José Manuel Orengo hayan votado en contra de las medidas excepcionales y que, "encima, los socialistas hayan calificado esta excepcionalidad como burla".

Torró ha señalado que los anteriores gobernantes no pueden hablar de burla "pues la mofa que el PSOE y Orengo hicieron a todos los gandienses fue dejar una hucha con 25 céntimos en su interior y una nota firmada de puño y letra de Orengo, sobre la mesa del despacho del alcalde, donde dice: esto es lo que ha quedado. Suerte".

"una hucha con 25 CÉNTIMOS"

Arturo Torró, alcalde de Gandia, ha repartido entre los 25 concejales del Ayuntamiento de Gandia la imagen de la hucha. Y ha añadido que "no pretendía hacerla pública, pero no se puede permitir que Orengo eche las culpas del desastre económico a este gobierno y tache de burla las acciones que tomamos para poder sacar adelante la ciudad que él mismo hundió".

Por su parte, según informa el consistorio a través de un comunicado, el teniente de alcalde de Economía y Hacienda, Guillermo Barber, ha preguntado a Orengo "qué hizo con los 140 millones de euros que ingresó y disfrutó en la última legislatura. ¿Dónde están, dónde hay infraestructuras? Porque las Escoletas, la UPI y todas las demás obras iban financiadas por el Plan E".

"CATASTRAZO"

Desde el PSOE han asegurado, a través de un comunicado, que estas medidas conllevarán un "catastrazo que tendrá lugar de cara al 2015 y que supondrá un aumento brutal de la contribución que pagan actualmente los gandienses".

El portavoz socialista, José Manuel Orengo, ha insistido en que se trata de "un rescate en toda regla que va a hipotecar el futuro de los gandienses durante muchos años para pagar la incapacidad de Torró y de Guillermo Barber para gestionar la economía de la ciudad".

Orengo ha asegurado que "con este decreto, Gandia entra por la puerta de atrás a una intervención que supone un nuevo Plan de Ajuste, y ya van tres, que va a suponer más impuestos y menos autonomía local". En este sentido, el portavoz socialista ha manifestado que los dos anteriores Planes "han sido incumplidos por el propio PP, que si tan satisfechos están de este acuerdo hubieran podido adherirse al decreto en septiembre y ahorrarse esta improvisación".

El PSOE mantiene que las medidas contemplan también "la posibilidad de que el Ministerio de Hacienda retenga hasta el 25 por ciento del PIE (Participaciones e Ingresos del Estado). Se trata del dinero que el Estado aporta a Gandia y que actualmente se sitúa en cerca de un millón de euros mensuales, cantidad que será intervenida por Montoro en un 25%".

"El rescate también manifiesta la obligación del consistorio de reducir el coste de personal en un 5% y el del gasto corriente en otro 5%, unas reducciones que los socialistas han pedido que afecten "a los más de 60 enchufados que el PP tiene repartidos por todo el Ayuntamiento y a aplicar una reducción de los sueldos de los 13 concejales del PP, que son el gobierno más caro de Gandia".

"FIASCO"

En el mismo sentido se ha mostrado el portavoz de Compromís per Gandia, Facund Puig, quien ha asegurado que no ven lógico "que para salvar la gestión del Partido Popular hipotequemos el futuro de nuestra ciudad". Para Puig, estas medidas son un "fiasco ya que de ninguna manera sacará a Gandia" de la situación económica que padece.

El nacionalista ha aseverado que esta fórmula conlleva "una concentración de nuevos préstamos a largo plazo, la disminución de funcionarios o trabajadores público y el incremento de tasas y precios públicos en tres años e inicio de un proceso de revisión catastral".

Lo que ha señalado Puig es "la condena de Gandia a que no pueda hacer inversiones con recursos propios durante un larguísimo periodo de tiempo, a estar intervenida por el Ministerio de Hacienda y finalmente a descargar sobre los bolsillos de los ciudadanos de las consecuencias de la nefasta gestión del Gobierno de Torró".

Compromís propone otras medidas como la reducción de las dedicaciones exclusivas de los concejales del gobierno, la desaparición del 90% de los enchufados que tienen sueldo, que se acabe la "política de saraos" y la liquidación y desaparición de la empresa pública.

Consulta aquí más noticias de Valencia.