Comisiones Obreras (CCOO) ha reclamado este martes a la Junta de Castilla y León, entidades financieras acreedoras y el Juzgado de lo Mercantil de Valladolid que apuesten por la "única oferta realizada en plazo" para hacerse con la fábrica de Metales Extruidos en la capital y evitar así una subasta que podría suponer el desmantelamiento de la planta, la cual permanece cerrada desde que en agosto se certificara la extinción de sus 320 trabajadores.

En declaraciones recogidas por Europa Press, el secretario de Industria del sindicato en Valladolid, Jesús Ángel Jáñez, ha defendido que la oferta realizada por el fondo de inversión suizo Gryphus el pasado mes de diciembre, la "única" dentro del plazo fijado por el Juzgado de lo Mercantil, permite la continuidad de la actividad de esta planta y la recuperación de puestos de trabajo, aunque "no es todo lo satisfactoria" que CCOO desearía y que supondría la restauración de todos los puestos de trabajo.

Sin embargo, ha acusado a entidades financieras como Banco Santander o Banco Popular, acreedoras de Metales Extruidos, de "torpedear" el proceso por considerar "insuficiente" el aporte en metálico del total ofrecido por Gryphus —cuatro millones de euros de un conjunto de 17,2—. En este sentido, Jáñez ha explicado que como acreedores importantes de los casi 60 millones de euros de deuda que posee la empresa vallisoletana —casi el 50 por ciento contraída con bancos—, tiene derecho de impugnar el proceso de adquisición por parte del grupo suizo, aprobado inicialmente por el Juzgado.

Asimismo, ha alertado de que otros dos grupos, el mexicano Extrucciones Metálicas y uno nacional dedicado al reciclaje, pretenden que fracase el proceso para hacerse con Metales en la subasta y luego "desmantelarlo", de modo que consideran la oferta de Gryphus como "la única que permitiría retomar la actividad de la planta en Valladolid".

Por ello han apostado por el proyecto suizo frente a los otros dos, pese a que éstos implicaran una mayor oferta económica que podría responder a un intento de "evitar que Metales Extruidos reabra y quitarse así un competidor".

Pérdida de clientes

En este sentido, Jáñez ha reconocido como el principal problema a que se enfrentaría la fábrica en caso de reabrir sus puertas la pérdida de antiguos clientes como consecuencia del periodo en que ha estado cerrada. Sin embargo, ha apuntado que la mayoría de esos clientes "retornarían con Metales si les mantuvieran las condiciones que tenían".

Por otro lado, CCOO ha recordado que otras entidades bancarias como Deutsche Bank, Citibank o BBVA serían favorables a la propuesta de Gryphus, aunque "con condiciones".

En cuanto a las posibles condiciones planteadas por Gryphus para mantener su oferta, Jesús Ángel Jáñez lo ha interpretado como un "órdago a la grande" para que se resuelva un proceso que "ya se ha demorado mucho". Por ello, el sindicalista ha abogado por que quede resuelto "antes del 15 de enero".

Finalmente, han pedido a la Junta de Castilla y León que "presione" a las entidades reticentes para que acepten la oferta y den "vía libre" al proyecto.

El proyecto de Gryphus, según ha recordado CCOO, supondría la reapertura de Metales Extruidos con una plantilla de entre 40 y 50 trabajadores que podría ampliarse hasta los 150 en caso de que el arranque fuera exitoso. Asimismo, ha apuntado que a los 17,2 millones de euros habría que añadir "otros 10" para poner en marcha la producción.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.