El Ayuntamiento de Murcia aconseja comprobar alimentos los congelados y mantener una temperatura adecuada del frigorífico para tener unas Navidades "sin sobresaltos" en la mesa, según han informado fuentes municipales en un comunicado.

De este modo, a la hora de comprar, aconseja comprobar que los alimentos congelados o refrigerados estén en frigoríficos provistos de termómetro y a una temperatura de 0 a 7ºC para los refrigerados, y de 18ºC bajo cero para los congelados.

Recuerda que hay productos denominados semiconservas como las anchoas o los ahumados que siempre han de conservarse en refrigeración aunque vayan enlatados o envasados al vacío. "Ante la duda, siga las instrucciones que el fabricante indica en la etiqueta", indican.

Así, hay que rechazar aquellos productos que se encuentren por encima de la línea de carga de los arcones frigoríficos, porque una vitrina sobrecargada impide que el aire circule alrededor de los productos y dificulta su enfriamiento.

Asimismo, mantener la cadena de frío, adquiriendo los productos refrigerados y congelados en el último momento, utilice bolsas isotérmicas e introdúzcalos en el frigorífico lo antes posible. "Asegúrese de la calidad de los productos que adquiera, ya que los alimentos envasados deben estar correctamente identificados mediante etiquetas", añaden.

Por otro lado, las carnes de vacuno deben ir acompañadas en su exposición o etiquetado de información sobre el país de nacimiento, cría y sacrificio del animal o grupo de animales. Además, junto al pescado y crustáceos frescos es obligatorio que figure una etiqueta con la especie, el origen (zona de captura o país) y la forma de obtención (acuicultura o pesca).

Y es que, las características de un pescado fresco son olor a mar, piel y ojos brillantes, agallas rojizas, carne firme y escamas adheridas. Los moluscos deben tener sus valvas cerradas porque esto indica que están vivos.

Los productos congelados envasados no presentarán escarcha y hay que descartar los pescados congelados que presenten manchas amarillentas o reflejos rojizos cerca de la espina.

Igualmente, hay que valorar el aspecto higiénico de los locales y de los manipuladores. "Normalmente quien cuida la limpieza personal y la del establecimiento también se esmera en servir o vender alimentos de buena calidad", apunta.

Del mismo modo, no se debe admitir "que le vendan alimentos no envasados que hayan sido manipulados directamente con las manos después de que los vendedores hayan cobrado o tengan restos de saliva en sus dedos por haberlos chupado para abrir una bolsa de plástico o coger un papel. De esta forma se transmiten enfermedades muy graves como la mononucleosis o la hepatitis".

En el hogar

Se debe mantener el frigorífico entre 0 y 5ºC, aislando los alimentos antes de guardarlos en el refrigerador mediante envases con tapa, papel aluminio o film plástico de uso alimentario.

Nunca se debe poner juntos alimentos crudos y cocinados. "Sitúe en la parte alta del frigorífico los alimentos ya elaborados, por encima de pescados, carnes frescas y vegetales".

Carnes y pescados congelados en piezas de más de 2 cm de grosor deben ser descongelados previamente a su elaboración. Hay que descongelarlos poniendo los productos en el refrigerador un día antes o utilizando el microondas y, sobre todo, no se debe recongelar los alimentos.

A la hora de congelar alimentos en casa debe tener en cuenta que su congelador tenga cuatro estrellas, que sean alimentos frescos. Anote siempre la fecha de congelación y consúmalos en un máximo de tres meses.

Especialmente, hay que tener cuidado con los moluscos crudos, evitando su consumo en crudo. Almejas o berberechos, aún depurados, pueden ser portadores de virus que provocan gastroenteritis y que desaparecen con el calentamiento.

Por otro lado, las sobras pueden ser fuente de riesgos. No dude en tirar a la basura los alimentos que no inspiren confianza y hay que tener especial cuidado con el marisco, ya que se altera fácilmente.

Es importante no guardar de un día para otro restos de platos con mayonesa casera u otras salsas frías elaboradas con huevo, aunque las haya mantenido en frío. Además, se debe recalentar sólo los alimentos que vaya a consumir.

La mejor forma de prevenir la anisakiasis humana, una enfermedad transmitida por un parásito que puede aparecer en peces y cefalópodos, es cocinar bien el pescado a una temperatura mayor o igual a 60ºC durante diez minutos.

Finalmente, el microondas no destruye el parásito. En los boquerones en vinagre se recomienda su congelación durante al menos 48 horas después de marinarlos en vinagre, para que el aspecto, textura y sabor sean los propios del producto.

Consulta aquí más noticias de Murcia.