Las escuelas públicas y privadas de Catalunya tendrán una reserva de dos plazas por grupo para poder acoger a los niños inmigrantes que lleguen una vez empezado el curso y hacer así un reparto equitativo en los centros, evitando así la creación de guetos.

Esta es la principal novedad de recoge el borrador del decreto de admisión de alumnos elaborado por la Generalitat que establece las normas para la preinscripción y matriculación de los alumnos el curso que viene.

El Departamento de Educación se plantea en algunas zonas donde esté previsto una llegada masiva de inmigrantes durante el curso augmentar el número de plazas reservadas o reducir el ratio de alumnos por clase para poder hacer luego un reparto equitativo.

Las familias numerosas, sin puntos

El decreto establece un baremo diferentes al que había hasta ahora que otorgaba a los hijos de familias numerosas 15 puntos adicionales a la hora de optar a una plaza escolar.

Las familias numerosas dejaran de obtener 15 puntos y sólo los recibirán en caso de empate
Estas familias sólo podrán contar a partir de ahora con puntos extras cuando haya un empate. En estos casos, las familias con más de cinco hijos recibirán ocho puntos y las generales, 4.

Para el secretario de Políticas Educativas, Francesc Colomé, el debate de las familias numerosas es "minoritario" porque ya prima "extraordinariamente" tener un hermano en el centro y en el caso de familias que matriculan por primera vez a su hijo es difícil que sean ya numerosas.

Plazas reservadas

Cuando se trate de niños celíacos o con enfermedades crónicas podrán utilizar las plazas reservadas para necesidades especiales a la hora de escoger escuela por lo que tendrán una vía de matriculación diferente.

Hasta ahora cuando se daba uno de estos casos, la familia tenía 10 puntos que ya no tendrán a cambio de tener la reserva de dos plazas en cada centro.

La Asociación de Celíacos de Catalunya cifra en 1.000 los nuevos alumnos con este tipo de enfermedad que accederan al sistema educativo catalán en los próximos tres años.

Nueva puntuación

El próximo curso los alumnos que tengan padres o tutores legales que trabajan en el centro educativo obtendrán 40 puntos, una de las reivindicaciones históricas del colectivo de profesores.

El baremos queda conformado por la existencia de hermanos matriculados o padres trabajando en el colegio (40 puntos), la proximidad del domicilio familiar (30 puntos) o el trabajo de los padres (20 puntos), la percepción de la renta mínima de inserción (10 puntos) y la discapacidad del alumno o de sus padres o hermanos (10 puntos).