Pedro Almodóvar
El cineasta español Pedro Almodóvar es galardonado en los premios Europeos del Cine por su contribución al séptimo arte en el viejo continente. EFE

El director español Pedro Almodóvar recibió este sábado en Berlín el premio de honor de la Academia del Cine Europeo, de manos de la actriz sueca Noomi Rapace, con un breve discurso en que se refirió a la mala situación que atraviesa España, en manos de un gobierno que calificó de "insensible".

El director manchego subió al escenario de la Haus der Berliner Festspiele, en la capital alemana, después de que un "coro" integrado por diez de sus actores fetiche, entre los que se encontraban Rossy de Palma y Javier Cámara, interpretase la pieza I'm so excited.

La canción, título en inglés de su última comedia, Los amantes pasajeros, precedió a un pequeño discurso, muy al estilo de Almodóvar, en inglés y plagado de agradecimientos, entre ellos a su hermano y productor, Agustín.

Tras esta apertura, en tono irónico, siguió un discurso más serio del homenajeado, quien recordó a su madre, se refirió a la mala situación que atraviesa España y aludió a la resistencia de los ciudadanos españoles, que son "víctimas de un gobierno sordo e insensible a sus problemas".

El realizador recordó asimismo a algunos de los actores más vinculados a su carrera, como Antonio Banderas, Carmen Maura o Ángela Molina, esta última presente en la ceremonia.

El premio de honor a Almodóvar fue de los primeros entregados en la gala, en la que también recibirá un galardón al conjunto de su carrera la actriz francesa Catherine Deneuve.

El premio, para Italia

La italiana La grande Bellezza, del italiano Paolo Sorrentino, fue la gran ganadora de la 26 edición de los premios de la Academia del Cine Europeo.

El filme de Sorrentino, un tributo a Federico Fellini apuntalado en el talento de su actor, Toni Servillo, acaparó el premio a la mejor película del año, al director y, finalmente, a la interpretación masculina.

El retrato de la Roma decadente, narrada a través de los ojos de un periodista de por sí en declive, ganó la batalla a la gran favorita, le belga The brocken circle Breakdown, a la que se reservó el premio a la mejor actriz, la joven Veerle Baetens.

Otros lugares destacados en el palmarés se repartieron entre el francés François Ozon, que obtuvo el premio al mejor guión por Dans la maison, mientras que el joven cine alemán fue distinguido a través de Oh Boy, de Jan Ole Gerster, mejor ópera prima.