El ex beatle Paul MCartney ha aceptado pagar 25 millones de libras (37,5 millones de euros) a la que ha sido su esposa durante cuatro años, según el diario británico The Sun.

Se trata de una suma inferior a la esperada, según el periódico, y representa sólo una fracción de la fortuna del músico, valorada en 825 millones de libras (1.237 millones de euros).

Los abogados de McCartney y Heather Mills han llevado a cabo los últimos días frenéticas negociaciones para intentar llegar a un acuerdo que satisfaga a ambos.

El músico dio instrucciones a sus abogados para que evitasen que el divorcio terminase ante los tribunales. En documentos filtrados a la prensa, Heather Mills, de 39 años, ha acusado a McCartney, de 64, de haberla herido con un cristal y haberle propinado un golpe mientras estaba embarazada.

Una fuente próxima al músico declaró al tabloide: "(Paul) está totalmente decidido a mantener su privacidad. El proceso de divorcio se arrastra desde hace nueve meses y comienza a notarse el cansancio". "Es la primera vez que se habla de un compromiso, y las partes confían en que haya acuerdo", dijo esa fuente, según la cual "a menos que surja un obstáculo de última hora, el asunto no irá a los tribunales".

Se cree que, aparte del dinero que se pague a Heather, la hija de la pareja, Beatrice, que tiene actualmente tres años, se beneficiará de un fondo fiduciario. Los abogados de Heather Mills y el portavoz del músico se han negado a hacer comentarios sobre el estado de las negociaciones.