En estos momentos, los inmigrantes que se deciden por la compra de un piso llevan una media de cuatro años en España.