Donación de sangre
Una bolsa de plasma durante la donación de sangre. GTRES

La Comunidad de Madrid ha externalizado el servicio de tranfusión de sangre de la región y ha cedido la gestión del mismo a Cruz Roja. La ONG se hará cargo de la concesión el 1 de enero, lo que, según la Consejería de Sanidad, hará más eficaz el proceso, ya que, hasta ahora, los servicios de transfusión de sangre de Cruz Roja se solapaban con los del Gobierno regional, provocando duplicidades.

Con este nuevo convenio, la Consejería de Sanidad pagará un máximo de 9.380.000 millones de euros a la ONG (67 euros por cada bolsa de sangre donada, hasta un máximo de 140.000 extracciones). Además, la Consejería cederá gratuitamente todo su equipo a Cruz Roja para que haga el trabajo: seis autobuses, un minibús, cinco furgonetas y tres turismos. El convenio también supondrá la desaparición de 130 puestos de trabajo, según los empleados.

La medida ha provocado fuertes protestas entre los trabajadores del Centro de Transfusión de Sangre de la Comunidad de Madrid (CTCM), ya que se oponen a la "privatización de la donación de sangre" y a que "se haga negocio con ella". Hasta han iniciado una recogida de firmas para paralizar el proceso. "En ninguna otra comunidad autónoma, excepto en Asturias, existe Cruz Roja en este sector", asegura un portavoz de los empleados.  "¿Qué pasará cuando Cruz Roja tenga una verdadera presión al tener que conseguir el grueso de la sangre que se necesite en Madrid? A más extracciones, más dinero ganarán", asegura.

La sangre no se puede vender, pero si reduces el coste de la extracción es obvio que queda un beneficioDesde la Comunidad de Madrid afirman, no obstante, que el contrato con Cruz Roja no tiene ningún "afán de lucro", ya que el dinero que se abona por cada bolsa de sangre es el coste medio de una extracción. "A Cruz Roja no se le pagará de más por este servicio, entre otras cosas porque está prohibido vender sangre. No se persigue el beneficio económico", afirma un portavoz de la Consejería de Sanidad.

Los trabajadores, sin embargo, creen que se busca hacer negocio, ya que el precio de costo se establece a priori, "pero si reduces costos es obvio que queda un benefico", afirman.

La sangre es un producto de vital importancia para el trabajo de los hospitales. La necesitan durante 24 horas al día. La sangre solo se consigue mediante donación altruista y, para ser transfundida, último eslabón de la cadena, ha de ser primero obtenida, después fraccionada, analizada y distribuida por los centros hospitalarios. Cruz Roja se encargará, a partir de ahora, del primer eslabón de esta cadena.

200.000 unidades de sangre al año

El centro de transfusión tiene una plantilla media de 220 profesionales  que vienen realizando su labor desde  1988. En el centro se procesan, analizan  y distribuyen más de 200.000 unidades de sangre al año para toda la red sanitaria pública madrileña. Además, se realizan más de 345.000 análisis a los donantes.

En Madrid, hasta hoy, a Cruz Roja se le ha permitido la extracción, procesamiento y distribución de sangre de los hospitales privados. Y, cuando era necesario, y dentro de un acuerdo de colaboración, aportaba al CTCM en torno al 10% del total de la sangre distribuida por éste.


Consulta aquí más noticias de Madrid.