Los Ejércitos de Israel y Líbano protagonizaron el jueves un breve intercambio de fuego en la zona fronteriza, por primera vez desde el final de la guerra del pasado verano, informaron fuentes militares.

Según las fuentes, soldados libaneses abrieron fuego contra una patrulla israelí que se hallaba al sur de la Línea Azul, frontera internacional fijada por la ONU en 2000.

Las fuerzas israelíes respondieron con fuego de artillería, según las informaciones.

Israel dice que "el bombardeo de la posición del Ejército libanés ha sido en respuesta a un ataque previo"

Los hechos se produjeron pasadas las 23.00 hora local (21.00 GMT) en una zona en la que soldados de infantería y fuerzas blindadas llevaban a cabo una operación para alisar un terreno fronterizo que se halla entre la Línea Azul y la cerca electrónica levantada por Israel en 2000.

Las fuentes aseguraron que "los soldados israelíes no cruzaron la Línea Azul" y que en todo momento estuvieron en territorio israelí.

En esa misma zona, hace dos días, el Ejército israelí descubrió cuatro bombas listas para detonar, de cuya colocación acusó a la milicia libanesa chií Hizbolá.

Fuentes militares declararon que después de la primera ráfaga disparada por el Ejército libanés, el Ejército israelí advirtió a la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en Líbano (FPNUL) de que si volvían a repetirse los disparos sus fuerzas responderían.

Desde el final de la guerra del pasado verano, un oficial de la FPNUL está permanentemente destinado en la Comandancia Norte del Ejército israelí como oficial de enlace con el libanés y las fuerzas internacionales en el sur del Líbano.

Las fuentes aseguraron que un tanque del Ejército israelí disparó al menos dos proyectiles contra la posición libanesa después de una nueva ráfaga, lo que desencadenó un breve tiroteo.

Altos mandos israelíes dijeron que "Israel no tiene intención de provocar una escalada" y que "el bombardeo de la posición del Ejército libanés ha sido en respuesta a un ataque previo".

El pasado verano, Israel y la guerrilla libanesa Hizbulá libraron una guerra de 34 días que costó la vida a más de un millar de libaneses y 150 israelíes, y que concluyó con un alto el fuego gestado por la ONU que contemplaba el despliegue del Ejército libanés a lo largo de la frontera por primera vez en dos décadas.