El Ayuntamiento de Barcelona multa a un vecino por mirar un cuadro abandonado en la calle

  • El consistorio acusó al hombre de infringir la ordenanza por escoger y seleccionar residuos, aunque el vecino solo miraba el cuadro.
  • La Síndica de Greuges (Defensora de los barceloneses) ha dado la razón al sancionado, a quien impusieron 90,15 euros de multa.
  • Cuatro agentes de paisano lo rodearon mientras contemplaba el lienzo, asegura el vecino afectado.
  • También han sancionado a una farmacéutica con 300 euros por abandonar unas cajas, pero ella lo niega.
Un contenedor de basura, en una imagen de archivo.
Un contenedor de basura, en una imagen de archivo.
ARCHIVO

La Síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, ha dado la razón a un ciudadano que fue sancionado por el Ayuntamiento con una multa de 90,15 euros por mirar una pintura que alguien había abandonado junto a un contenedor de basuraen 2011.

El consistorio acusó al hombre de infringir la ordenanza sobre el uso de las vías y espacios públicos al escoger y seleccionar residuos depositados en la vía pública, a pesar de que el hombre insistió en que sólo observaba el cuadro.

La Defensora de los barceloneses critica la desestimación de las alegaciones del ciudadano, que asegura que cuatro agentes de paisano lo rodearon mientras él miraba con curiosidad el cuadro y que niega que los hechos tuvieran lugar en la calle Baluard 12, tal como figura en la denuncia, sino en la esquina de Baluard con Maquinista.

Vilà considera que la policía barcelonesa no hizo ningún esfuerzo por describir las circunstancias y el contexto de la conducta observada, ya que se le ha atribuido al ciudadano la aceptación de un comportamiento que él no reconoce.

La Defensora de los barceloneses aconseja a la Administración ser especialmente cuidadosa en los casos de falta de concreción y de carga subjetiva de la descripción de la conducta infractora.

Sancionada por depositar unas cajas

La Síndica también ha dado la razón a la titular de una farmacia, sancionada en marzo de 2013 con 300 euros por haber abandonado dos cajas de cartón fuera de los contenedores de basura. La farmacéutica reconoció que las cajas eran suyas pero aseguró que no fue ella quien las depositó en la vía pública. Vilà asegura que las fotografías de las cajas aportadas por el consistorio como pruebas constituyen sólo meros indicios, pero no prueban la autoría.

"Una denuncia no se puede basar en el hecho de que se han encontrado unos cartones abandonados en la vía pública y como figuran el nombre y la dirección de alguien, la responsabilidad del hecho es de quien figura en las etiquetas", ha sentenciado Vilà.

La Síndica ha exigido al Ayuntamiento que las sanciones se basen en hechos constatados y probados y no en indicios, por lo que ha pedido la retirada de las dos sanciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento