'Tenemos una planta de automóviles (...) y tenemos las naranjas', afirmó González en una conferencia sobre cambio climático.

La región cultiva 4 millones de toneladas de naranjas al año y sus cinco plantas de zumo existentes producen 240.000 toneladas de desechos que podría ser convertidos en etanol.

Con otra nueva planta de zumo que está planificada, la producción de desechos se elevaría hasta las 500.000 toneladas, precisó González.

'La experiencia en California demuestra que sería suficiente como para producir 37,5 millones de litros de bioetanol', agregó.

La mezcla de etanol de origen vegetal con gasolina regular es una manera de reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero responsable del calentamiento global.

España, con el resto de la Unión Europea, tiene la meta de reemplazar casi un 6 por ciento del combustible para transporte con bioetanol o biodiésel basado en oleaginosas para el 2010 como parte de sus esfuerzos por frenar el cambio climático.

González dijo que la región deseaba respaldar un proyecto para convertir naranjas en etanol y que pagaría por una red de distribución del etanol producido si el sector privado no lograba hacerlo. *.