Alejandro Sanz improvisa una rápida rueda de prensa a la entrada del círculo de bellas artes.

El hombre más buscado por la prensa rosa llega a España con ganas de aclarar aspectos de su vida privada. Alejandro se bajó de la furgoneta muy sonriente dijo no haber visto la exclusiva de Valeria Rivera a una revista.

El cantante habló del supuesto chantaje de Carlos González, su hombre de confianza: "he sufrido una extorsión y un chantaje. El asunto está en manos de la justicia y habrá que esperar". Sobre la entrevista a tele mundo, en la que hablaba sin tapujos de su hijo Alexander, el madrileño aclaró: "ese fragmento forma parte de una larga entrevista de mas de una hora en la que se hablaron muchas cosas".

Alejandro se contradice tras haber emitido un comunicando a los medios españoles pidiendo respeto sobre su vida privada para que no se tratase en televisión.

El cantante relajado y desahogado presume del pequeño: "es clavadito a mi, somos como dos gotas de agua". El madrileño desmintió la existencia de una supuesta hija en la provincia de Cádiz: "no no, no hay más hijos. Aunque me encantaría tener muchos más". Las exclusivas de Jaydy y Valeria a las revistas del corazón son cosas que el cantante no les puede reprochar.

Alejandro sorprendió en la presentación de "Rock in Río, Madrid" con una verborrea inusual sobre su vida más íntima. Durante la rueda de prensa de presentación del macro acontecimiento musical prefirió dejar su vida a un lado y reclamar más atención a la sociedad sobre las consecuencias del cambio climático: "hay que buscar un mundo mejor para nuestros hijos".