La firma de helados y confitería Regma ha trasladado toda su producción y su sede general a la nueva planta que ha construido en la localidad de Revilla de Camargo, donde se prepara ya para el crecimiento y la expansión fuera de Cantabria a través de la apertura de nuevas tiendas y el desarrollo de nuevos productos con vistas a introducirlos en canales alternativos de distribución, especialmente supermercados y grandes superficies.

Con estas nuevas instalaciones, la empresa cántabra deja atrás las dificultades de espacio que encorsetaban su actividad en el Primero de Mayo y la impedían crecer. Tal y como ha explicado a Europa Press su gerente, Jaime Castanedo, el traslado a la nueva planta de Revilla de Camargo, que cuenta con 4.000 metros cuadrados de superficie, supone un "salto" que va a permitir a la firma aumentar la fabricación y con ello las ventas y la facturación.

De hecho, las nuevas instalaciones tienen capacidad para multiplicar por tres y hasta por cuatro la producción actual. Con este horizonte, Regma esperar crecer entre un 15 y un 20% en 2014, después de tres años en los que, pese a la crisis, ha conseguido mantener el volumen de facturación.

"La base la tenemos, ahora el objetivo es expandirnos, seguir abriendo establecimientos, intentar hacer nuevos productos para nuevos mercados", ha explicado Castanedo, quien ha destacado que aunque el traslado a la planta de Revilla se produjo en verano -la época de mayor trabajo para Regma-, todavía están en fase de adaptación a las nuevas instalaciones. "Estamos rodándonos", ha dicho.

Apertura de dos nuevas tiendas

La firma, que en breves fechas abrirá dos nuevas tiendas, en Valdenoja y en la propia planta de Revilla, cerró 2012 con una facturación de unos 4,6 millones de euros, una cifra que en 2013, según los cálculos de Castanedo, será "muy parecida". Fuera de Cantabria Regma cuenta con tiendas propias en Gijón, Ribadesella y Llanes, así como una franquicia en Aguilar de Campoo.

La construcción de la nueva sede de Revilla, en la que Regma ha centralizado toda su producción, ha supuesto una inversión de cuatro millones de euros, en la que la firma ha contado con apoyo público a través de recursos procedentes del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), la Administración General del Estado y la Comunidad Autónoma.

La nueva planta se ha levantado en los terrenos del antiguo hotel El Carmen del crucero de Revilla de Camargo, en la carretera de Burgos, en una ubicación estratégica entre dos nudos de autovías.

Regma cuenta con una plantilla media de 80 trabajadores, que en verano aumenta hasta los 140 y en invierno se queda en unas 55.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.