El obispo de Santander, monseñor Vicente Jiménez Zamora, ha hecho un llamamiento a vivir en "un clima de sobriedad" el ciclo litúrgico del Adviento que la Iglesia inicia este domingo, 1 de diciembre, y que se extenderá hasta la Navidad.

Además, ha recordado que el Adviento es un tiempo destinado a preparar el Nacimiento de Jesús y por lo tanto propicio para vivir en un ambiente de "amor al prójimo" y de caridad comprometida. Por ello, ha exhortado a "prestar especial atención" a las personas pobres o aquéllas que estén sufriendo por alguna causa, como es el caso de las afectadas por la crisis económica o el paro.

Monseñor Jiménez destacó que la "austeridad" y la "oración esperanzada" en "actitud de vigilancia" por la venida del Señor, son otras formas oportunas para vivir estas cuatro semanas previas a la Navidad.

Añade que para para preparar la venida de Cristo es conveniente no tener "la mente embotada" en cosas que "nos atrapan" y "nos apartan de lo esencial"; para lo cual ha instado a la "sobriedad de vida" que favorece la "libertad" del espíritu para "salir al encuentro del Señor" que llega.

El adviento

Con el rezo de las primeras Vísperas del domingo, la Iglesia entra en el Tiempo Litúrgico del Adviento, que también supone el comienzo del Nuevo Año Cristiano.

Desde un punto de vista litúrgico, el Adviento consta de cuatro semanas, y se divide en dos partes: desde este primer domingo y hasta el 15 de diciembre, y desde esta fecha hasta la vigilia misma de la Natividad del Señor.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.