El Ayuntamiento de Alcorcón quiere combatir las pintadas y, en general, los actos vandálicos que se producen en sus 19 colegios públicos de infantil y primaria a base de videovigilancia.

El alcalde de la localidad, el socialista Enrique Cascallana, anunció ayer que este plan, pionero en toda España, arrancará en el inicio del próximo curso escolar. «El objetivo básico es disuadir de comportamientos incívicos hacia las instalaciones públicas que son de todos», señaló el regidor.

«No es por las peleas»

Según explicó a 20 minutos José García Archidona, coordinador general de Seguridad de la localidad, este proyecto está incluido en el programa electoral del alcalde y  no tiene nada que ver con los hechos que convirtieron al municipio en epicentro de enfrentamientos entre jóvenes latinos y españoles la última semana de enero.

La idea, según García Archidona, es proteger las fachadas de los colegios, algunas veces objeto de pintadas y vandalismo; también se quiere incrementar la seguridad y evitar robos. Las cámaras, que estarán conectadas con la Policía Municipal,  se instalarán fuera y sólo funcionarán cuando concluya la jornada lectiva.

Alcorcón pretende incorporar «paulatinamente» cámaras en sus edificios públicos, tal como ocurre ya en la escuela de cine Pedro Almodóvar, el teatro Buero Vallejo y la  biblioteca Ciudad de Nejapa.