Una madre apuñaló a su hijo en la localidad estadounidense de Colorado Springs, en el estado de Denver, exasperada por la reiterada petición de cigarrillos por parte éste.

Ila Marie Voyles, de 45 años, fue detenida acusada del asesinato en primer grado de su hijo, de 19 años.

Según la policía, Voyles y su cuñado, Rick Martínez, estaban durmiendo el jueves en su vivienda cuando el joven Johnny Velásquez entró en la habitación y pidió cigarrillos con insistencia.

El joven no dejaba dormir a su madre porque ésta se negaba a darle cigarrillos

La detective Missy Reynolds, a cargo de las investigaciones, dijo a la prensa local que Voyles pidió reiteradamente a su hijo que se fuese de la habitación, pero él se negó.

Al ser interrogado, Rick Martínez dijo que Velásquez, que entró en la habitación una decena de veces, prometió que su madre "no dormiría" esa noche si no accedía a darle cigarrillos.

Por ello, según el mismo testimonio, Voyles se levantó y dijo que iba a la cocina a buscar un cuchillo para demostrar que "iba en serio".

Cuando Voyles regresó de la cocina, Velásquez estaba en la cama de su madre, fumando un cigarrillo. La madre le pidió a su hijo que se fuera, pero él se negó y ella le apuñaló en el pecho.

Martínez llamó a una ambulancia, pero Velasquez murió poco después.

Angela Voyles, de 27 años, hermana mayor de Velasquez, comentó en rueda de prensa que su madre a veces bebía alcohol en exceso y que padecía de depresión, aunque aseguró que en la noche del crimen no estaba alcoholizada.