Un incendio declarado en una casa de Bardstown (Kentucky) acabó con la vida de diez personas, incluidos seis niños, y dejó hospitalizados a los dos únicos supervivientes, informaron las autoridades.


La mayoría de las víctimas falleció antes de que las brigadas de bomberos llegaran al lugar del suceso, declaró el juez de instrucción Field Houghlin.

Los vecinos dijeron que tuvieron que detener a los supervivientes para evitar que entraran de nuevo en el edificio en llamas para sacar a los niños.

"Ha tenido que ser una explosión en el centro de la casa, porque el fuego se propagó en un instante", dijo Tom Isaac, portavoz del Departamento de Bomberos de Bardstown.

Las edades de las doce personas que se encontraban en ese momento en la vivienda no se han oficializado, pero los vecinos y parientes de los afectados comentaron que se trataba de "una familia numerosa".