Así actúan los aficionados a los simpas, según la propietaria de un local en la calle Ribera víctima ayer de un caso: a las 16.00 horas, tenía a cuatro individuos en una mesa. Primero se fueron dos y luego huyeron los otros dos. Pero entre un camarero y la Policía lograron detenerlos.