El presidente de Hyundai, Chung Mong-koo, en el centro de la imagen
El presidente de Hyundai, Chung Mong-koo, en el centro de la imagen. (REUTERS)

El presidente de la compañía automovilística surcoreana Hyundai, Chung Mong-koo, ha sido condenado este lunes a tres años de cárcel después de ser hallado culpable de los delitos de malversación de fondos y otros delitos.

Los fiscales, que ha mostrado intransigentes en materia de corrupción, pidieron el mes pasado una condena de seis años de cárcel dada la "gravedad" de los delitos achacados a Chung.

Chung reunió ilegalmente un fondo para sobornos de empresas filiales, del cual tomó, según las autoridades, 74 millones de dólares (unos 57,1 millones de euros) para fines privados y de otro tipo, incluido pagos para obtener favores del gobierno.

Chung también ha sido condenado por daños financieros ocasionados a las filiales a través de negocios dudosos y disposiciones presuntamente para proteger o promover sus intereses financieros y los de su hijo, Chung Eui-sun, que preside Kia Motors, la segunda compañía de automoción del país. El hijo de Chung no ha sido acusado.