¿Mal uso o abuso? Casi el 70% de las dolencias que se atienden en las urgencias de los hospitales de la capital podrían resolverse en el centro de salud. Así lo asegura Salvador Galán, vicepresidente del Sindicato Médico de Granada, para quien esta práctica responde a una cuestión de comodidad.

«Si el usuario se encuentra mal y no quedan números para su médico de cabecera, se va al hospital», explica. Son pacientes con fuertes catarros, gripe, gastroenteritis o lumbalgias que no quieren esperar al día siguiente, aunque su dolencia no revista gravedad desde el punto de vista médico, esto es, cuando su vida no está en riesgo.

Además, para demostrar que todo lo que llega a urgencias no es tan gordo, sólo el 8% de los ingresos que registra el hospital Clínico se hacen desde urgencias, según la Delegación de Salud.

Hablan los vecinos

Esta situación podría resolverse abriendo los centros de salud todo el día. Al menos para la Federación de Asociaciones de Vecinos que cree que la apertura de los centros de salud de todos los barrios desatascaría la sala de espera hospitalaria. Y es que sólo tres de los 15 de la capital tienen urgencias nocturnas: La Chana, Gran Capitán y Zaidín-centro, de 17 a 8 horas.

El Sindicato Médico sostiene que la medida no tendría sentido: están bien cubiertas todas las zonas. Además, desde este mes, estos puntos (eslabón clave entre centro de salud y hospital) abrirán desde las 15 h. La clave está en usarlos en vez de ir directamente al hospital.

Quieren otro centro de salud

La asociación de vecinos de las barriadas de Juventud y Rosaleda ha pedido a la Delegación provincial de Salud que construya un centro de salud en la zona. Según ha indicado su presidente, Francisco López de Haro, la población de ambos barrios se acerca ya a los 30.000 habitantes. Actualmente los residentes en esta zona acuden a los centros de salud de Gran Capitán y La Caleta, aunque ambos les pillan un poco lejos.