Además, en casi otro 45% de los 252 municipios vallisoletanos la natalidad no fue mucho mejor porque no superaron los diez alumbramientos, casi ni para llenar un aula. Los datos en el resto de Castilla y León son aún peores, ya que en 1.064 de las 2.248 localidades no hubo nacimientos y sólo en 47 se superaron los 50 bebés.