El portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, José Manuel Barreiro, quien accedió a la Junta de Galicia como consejero de Medio Ambiente en enero de 2003, dos meses después del accidente del Prestige, ha considerado la necesidad de estudiar nuevas responsabilidades por el "enorme" coste económico que los hechos supusieron para el Estado y el Gobierno regional.

Barreiro ha señalado que nadie discute que el suceso, aparte de convertirse en una catástrofe ambiental, tuvo repercusión económica para las arcas públicas y, por tanto, para toda la sociedad, por lo que ha creído oportuno que se busque a los responsables entre las compañías aseguradoras, el armador o el encargado de fletar un barco que, según ha dicho, "venía mal".

"El Estado no tiene responsabilidad porque actuó correctamente. Prueba de ello es que las costas están perfectamente y el tejido marítimo y marisquero, sin problema, pero hubo un esfuerzo grande y debe estudiarse si hay otro tipo de responsabilidades", ha incidido en declaraciones recogidas por Europa Press poco antes de presidir en Segovia la reunión del Comité de Política Local del partido, que ha reunido a alcaldes y portavoces de la provincia.

El exconsejero gallego ha manifestado que ha de acatarse la sentencia de la Audiencia Provincial de A Coruña que absolvió al capitán del Prestige, Apostolos Mangouras; el jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos y al exdirector general de la Marina Mercante, José Luis López Sors, pero que se debe analizar en qué ámbitos puede ser recurrida y, al margen de ella, barajar otro tipo de responsabilidades.

Consulta aquí más noticias de Segovia.