La Fundación Gypaetus, que gestiona el Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, ha dado cuenta de los primeros apareamientos en la temporada de reproducción 2013-2014, en la que se espera, si todo va bien, el nacimiento de unas seis crías.

El gerente de la fundación, Jesús Charco, ha expuesto a Europa Press que a día de hoy el proyecto registra seis parejas de animales que, en tal periodo como el actual, inician las primeras cópulas, que desembocarían en puestas de huevo para el próximo mes de diciembre y los nacimientos iniciales por febrero.

"Todo va inicialmente bien, tal y como estaba previsto, porque no se ha producido nada realmente destacable como para hacer pensar que puede haber algún factor desequilibrante: la climatología es buena y no se han producido muchos incendios", ha indicado Charco.

La temporada de cría 2012-2013 se saldó con el nacimiento de seis pollos de un número similar de parejas, cifra que la Fundación Gypaetus considera muy positiva y un éxito reproductor. En este periodo la temporada fue muy desigual en los distintos centros europeos, pues en los primeros meses del año se auguraba una buena campaña, con un total de 55 huevos.

Sin embargo, según se desarrollaba el periodo de cría se iba comprobando que muchos de estos huevos (24) o no estaban embrionados o tenían otro tipo de problemas. Finalmente, el resultado fue de 19 crías vivas.

En la región andaluza, el primer alumbramiento de la temporada tuvo lugar el 8 de febrero de un huevo de la pareja Cabús y Corba, mediante eclosión natural, es decir, el pollito no necesitó de asistencia humana para salir del cascarón. Pesó al nacer 144 gramos y actualmente crece junto a sus padres. El segundo pollo de la temporada, también de esta pareja, con 139,8 gramos, nació poco después, el 20 de febrero, evolucionando también favorablemente junto a sus padres y su hermano.

La pareja formada por Tus y Keno puso un huevo, embrionado, del que nació el 17 de febrero una cría, mientras que Borosa y Toba concibieron dos huevos, ambos embrionados, de los que nacieron sendos pollos mediante eclosión natural el 3 y el 7 de marzo. El último ejemplar nació el 8 de marzo, mientras que la pareja formada por Andalucía y Salvia puso dos huevos que finalmente no derivaron en alumbramientos.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.