El Consell Jurídic Consultiu de Valencia ha devuelto esta mañana las llamadas realizadas este fin de semana por el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma a fin de localizar al expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps. Desde el organismo han informado de que el número que dio Camps a efectos de notificaciones pertenece a la propia entidad, por lo que este lunes han procedido a informar de esta circunstancia al Juzgado.

El juez Castro volverá así a citar en breve a Camps para interrogarle, por escrito y en calidad de testigo, sobre su participación en las negociaciones previas a la organización de los Valencia Summit -por los que el Instituto Nóos percibió alrededor de 3,6 millones de euros públicos-, así como en relación al convenio firmado por 382.203 euros para que la ciudad de Valencia fuera sede de unos Juegos Europeos que nunca llegarían a celebrarse.

Mientras tanto, fuentes judiciales han confirmado a Europa Press cómo la Policía Judicial se personó en varias ocasiones durante este fin de semana en el domicilio del expresidente valenciano e intentó comunicarse vía telefónica con él, tal y como consta en varios de sus oficios, a pesar de que el exalto cargo asegura que ha pasado los dos días en su casa "haciendo vida normal" sin que nadie haya acudido a citarle.

Según han señalado, los efectivos de la Policía Judicial acudieron a su vivienda para notificarle esta decisión y no a la sede del Consell Jurídic Consultiu, dirección que puso como domicilio a efecto de notificaciones la sede del Consell Consultiu, del que es miembro.

Cabe recordar que, según Hacienda, sólo en 2004 Nóos destinó a la preparación del primer Valencia Summit 194.436 euros, a pesar de que para ello había percibido un total de 1,044 millones públicos. Un año después, de los 1,5 millones que recibió, tan sólo gastó en facturas de la segunda edición 395.597 euros, mientras que en lo que a la tercera edición se refiere, el Instituto recibió 1,049 millones, de los que empleó 320.635 euros para el evento.

Así, hasta un total de 3,6 millones de euros recibió Nóos de la Administración pública valenciana en virtud del convenio de colaboración suscrito el 8 de septiembre de 2004 entre la entidad aparentemente sin ánimo de lucro, la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA) y la Fundación Valencia Turismo Convention Bureau (FVTCB), al que siguieron dos addendas más.