Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, sobre las 20,00 horas del día 7 de octubre de 2011, la procesada después de consumir bebidas alcohólicas supuestamente comenzó a insultar y a molestar a los clientes de un bar de Córdoba, al que había llegado acompañada de su hijo de siete años.

Tras intervenir en el incidente el propietario del bar, para evitar que el mismo fuera a mayores, la acusada se marchó del lugar, "dejando a su hijo solo en unos columpios cercanos", si bien el menor volvió posteriormente al bar buscando a su madre, que ya no estaba, según el fiscal.

El propietario del establecimiento llamó a la policía, quien se encargó de localizar al padre del menor, recogiéndolo en dependencias policiales. Mientras, la acusada fue trasladada esa noche al Hospital Reina Sofía, donde fue atendida por los facultativos, sin que conste que "les comunicara a los mismos que había dejado a su hijo solo en el parque".

Al respecto, la Fiscalía de Menores y el Juzgado de Instrucción comunicaron estos hechos al Servicio de Protección del Menor de la Junta de Andalucía, quien a su vez los ha derivado a los Servicios sociales Comunitarios, los que han intervenido en el ámbito de sus respectivas competencias.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.