Vivienda en venta y alquiler
En la fachada de una casa, el cartel de un apartamento que se vende o alquila. CH. LIZARRALDE

Si las viviendas no se venden, o solo venden los bancos, la salida para quien desea sacarle rentabilidad a su piso es alquilarlo. Por esta razón, Arrenta –empresa de alquileres garantizados– prevé que cerca de 500.000 viviendas actualmente vacías en España se incorporen al mercado del alquiler hasta 2016, una estimación que podría incrementar en dos puntos la tasa del alquiler.

Tantas viviendas vacías son un lastre para la recuperaciónLa mayor parte de este medio millón de viviendas será obra nueva y estará ubicada en Andalucía, con el 18%; seguida de Valencia, con el 17%; Cataluña, con el 16%; Madrid con el 11% y Murcia con el 6,5%. A continuación, se situará Castilla-La Mancha, con el 6%; Galicia, con el 5% y Castilla y León, con el 4%, según los cálculos de esta empresa.

"El alto porcentaje de viviendas vacías que ha dejado la crisis en España es uno de los mayores problemas de nuestra economía y un importante lastre de cara a la recuperación", señala el gerente de Arrenta, Carlos Ruiz.

La estimación de 500.000 viviendas supondrá el incremento de la tasa de alquiler en España en dos puntos al pasar del 17% actual, al 19%, "muy lejos aún de la media del 38% de la Europa más rica". Arrenta considera que España necesita seguir incrementando su parque de viviendas en alquiler para equipararlo a la media de los países más avanzados de Europa: Alemania, 46,8%; Francia, 38% y Gran Bretaña, 30%.

España seguirá muy lejos aún de la media del 38% de la Europa más ricaAsimismo, lamenta que el parque de viviendas vacías en España sea de 3,4 millones, el 13,7%, y cree que el medio millón de viviendas podría incrementarse si se generaliza la tendencia que ya ha comenzado en algunas zonas de la costa de inversores que compran inmuebles de nueva creación a un precio muy competitivo para alquilarlos.

La entrada de estas viviendas vacías en el mercado del arrendamiento podrá verse estimulada, según Arrenta, por el cambio de registro de los españoles hacia el alquiler, la descapitalización de las familias españolas y la creciente precarización del mercado laboral.

La apuesta por el alquiler también se verá influenciada por el aumento de la movilidad laboral como consecuencia de la crisis, la sequía del crédito hipotecario y los nuevos modelos familiares que buscan conceptos residenciales más flexibles.