Un colegio de Catarroja lleva 30 años en barracones
La valla del Joan XXIII está inclinada.
«Mi hijo y yo hemos estudiado en el mismo barracón y de eso hace treinta años», dice Adela, miembro del AMPA del colegio público Joan XXIII de Catarroja. El centro lleva treinta años con barracones para los alumnos de infantil, mientras que los alumnos de primaria se encuentran en un edificio de tejas antiguas (hay goteras y a veces se caen) y con un baño para todos ellos que se encuentra en el exterior.

Educación les prometió un centro en 2001, pero el proyecto de reforma no se publicó hasta agosto de 2004. En junio de 2006 se reunieron la alcaldesa y la concejala de Educación de Catarroja con arquitectos de Ciegsa, empresa encargada de presentar los planos del proyecto, pronosticando que la obra empezaría en Navidad. Pero como Ciegsa no ha hecho público el proyecto, la reforma del colegio no se realizará hasta octubre. Hasta el programa Caiga Quien Caiga (Tele 5) ha hecho un reportaje que emitirá este viernes.

Por otro lado, la Coordinadora por la Enseñanza Pública del distrito de Jesús de Valencia tiene previsto movilizarse para pedir el instituto que debe ir detrás del Hospital Doctor Peset y que acogerá a alumnos del Tomás de Villarroya. Mientras, los alumnos de los colegios Soto Micó y Ángel de la Guarda esperan aún a que se ceda al Ayuntamiento el terreno militar de San Vicente para su instituto.

Dinos

... qué le falta a tu centro

Cuéntanoslo en...

E-mail: nosevendevalencia@20minutos.es

Correo: Xàtiva, 15, 8A, 46002, Valencia.

O en www.20minutos.es

Denuncia por no dar valenciano

La Federació d’Associacions Per la Llengua Escola Valenciana presentó ayer una demanda administrativa ante la Conselleria de Educación por no garantizar las líneas en valenciano en los centros públicos y en especial en los de secundaria. Han sido los propios padres de colegios de Burjassot, Godella y Rocafort los que se han quejado. Escola Valenciana calificó de «contradicción» que la Conselleria «apruebe un diseño particular de programa que incluye una línea en valenciano y que luego otorgue una plaza definitiva a un profesor que no tiene la calificación lingüística adecuada».