Patrick Criado
En La gran familia española, Patrick Criado da vida a un chico que se casa el día que España gana el Mundial de Fútbol. Archivo

Es uno de esos actores a los que hemos visto crecer en la pantalla, Águila Roja mediante, pues empezó en televisión siendo un niño. Patrick Criado de la Puerta (Madrid, 1995) cumplió 18 años el pasado 23 de septiembre, curiosamente diez días después del estreno en cines de La gran familia española, de Daniel Sánchez Arévalo.

En la película se mete en la piel de Efraín, el pequeño de cinco hermanos, para celebrar su boda el mismo día que España juega la final del Mundial de Fútbol. Entre él y su personaje hay, además de la edad, ciertos paralelismos; aunque tuvo que cambiar el chip de un legendario Siglo de Oro –por su trabajo en la serie de La 1– a la cruda y tragicómica realidad. "Llevo mucho tiempo interpretando el papel de Nuño y no tienen nada que ver. Pero Efraín es un personaje que se parece mucho a mí, un chaval normal de 18 años, y eso ayuda". Patrick solo tiene un hermano, pero comparte con Efraín su "forma de ser": "Aunque a mí no se me ocurre lo de casarme... pienso dejarlo para más adelante [risas]".

Como bien dice Patrick, él es un chico normal que estudia (Realización), toca la guitarra, disfruta del fútbol, sigue series como Breaking Bad... solo que, a diferencia de sus amigos, trabaja como actor y a veces lo reconocen por la calle. Él asegura que "de momento", y espera que siga siendo así, puede hacer su vida "con total normalidad". Ahora bien, esta profesión también tiene cosas duras, "pero si lo disfrutas y te gusta lo que haces, se lleva muy bien. Lo más complicado es compaginarlo con los estudios, grabar en época de exámenes...".

En su familia "por supuesto que se lo toman en serio". Patrick no tuvo que pasar la prueba de decirle a sus padres que quería ser actor, sino que más bien "fue surgiendo poco a poco": "Era algo que me gustaba, pero tampoco una prioridad. Cuando empecé era muy pequeño y no tenía claro qué quería ser. Ellos, siempre que no supusiera un problema para mis estudios, lo han respetado y me han apoyado mucho".

Cuando empecé era muy pequeño y no tenía claro qué quería ser. La gran oportunidad le llegó gracias a Daniel Sánchez Arévalo, su primer personaje protagonista en la gran pantalla, "y con él dirigiendo, un honor". Pero Águila Roja ha sido su mejor escuela. "El papel de Nuño es con el que más me he dado a conocer y del que he aprendido, y sigo aprendiendo, mucho. No he estudiado interpretación, pero me he formado al lado de los mejores maestros", y cita a los actores Miryam Gallego y Francis Lorenzo.

Descubrió que actuar le divertía hace muchísimo tiempo, "en un obra de teatro". Por ahora no ha tenido la oportunidad profesional de volver a subirse a un escenario: "Por una cuestión u otra, no he podido compaginar los papeles que me ofrecían. Pero creo que el público, el directo... me impondría muchísimo. Con las cámaras puede que esté más habituado, pero también depende de la secuencia y su complejidad".

Volviendo al fútbol y a su juventud, durante el rodaje de La gran familia española lo comparaban con el Niño Torres –uno de sus ídolos–. Su carrera suena igualmente prometedora. "Pronto estrenaré otra gran película, Todos están muertos, de Beatriz Sanchís, en la que he tenido la oportunidad de trabajar con Elena Anaya. También he rodado recientemente un biopic sobre la vida del rey, interpretando a un joven Juan Carlos I. Y en nada retomamos el rodaje de Águila Roja, con muchísimas ganas. La verdad es que no me puedo quejar". A sus 18 años ha cumplido ya el sueño de trabajar en lo que le gusta. Tiene toda la vida por delante para llegar a otra gran meta: "Hollywood". Seguro que Javier Bardem también soñó con ello cuando empezó, sin estar seguro de si algún día lo conseguiría.

Nada impersonal

  • El plan B. "Mi mayor ilusión es seguir en esto y vivir de ello, pero siempre hay que tener un plan B. Además, en mi caso podría compaginarlo: estoy estudiando Realización y me encantaría poder dedicarme a las dos cosas".
  • Goles son amores. La final del Mundial lo pilló "en EE UU de intercambio", pero la vivió "con muchísima ilusión". Es futbolero y "muy del Atleti".
  • Cine. Su actor fetiche es Javier Bardem y su película preferida, Pulp Fiction. La última que ha visto, Las Brujas de Zugarramurdi.
  • Melendi. Patrick toca la guitarra (en su web se puede ver un vídeo actuando, junto a su padre, en el Club Pizzicato de RTVE). "Me gusta mucho Melendi", dice, aunque confiesa que solo canta para sus amigos y en la ducha.