Decoración de otoño
Flores secas y velas, dos básicos de la decoración para el otoño. Iroonie

Con el otoño llegaron las lluvias y los primeros fríos. Vuelve a apetecer quedarse en casa y así también las ganas de hacer más cálido si cabe nuestro hogar. La decoración nos debe ayudar a que en nuestro espacio haya lo que empieza a faltar fuera: luz, colorido y calidez.

Para darle un toque acogedor a nuestra casa, debemos tratar de lograr el equilibrio entre utilidad y belleza. Así lo explican en Mapfre Hogar, que nos recuerdan que los colores básicos serán los rojos, amarillos o naranjas, beiges, rosas y ocres.

Todos estos tonos se pueden combinar en plantas, velas, tapicerías, alfombras, mantas y demás objetos decorativos. Junto a ellos, cuadros o elementos como bordados, que recuerdan los paisajes con flores y motivos otoñales.

Flores que deben estar presentes como objetos decorativos porque nos darán esplendor y luz a la casa. Podemos utilizar flores secas o flores frescas. La forma más sencilla es aprovechar las flores secas: no requieren cuidados y las tenemos en varios colores, formas y tamaños. Las usaremos como centros de mesa, en un jarrón, como cuadros florales o cestas.

Las flores naturales nos sabrán la alegría y viveza que no puede dar una flor seca. A cambio nos robarán más tiempo y nos exigirán más cuidados. Deberemos colocarlas en zonas donde puedan recibir la luz.

Los objetos vintage darán un toque romántico. Podemos lograrlo con cojines bordados, candelabros, lámparas o marcos. Otro elemento son las velas, en centros de mesa o en candelabros, y si puede ser aromáticas.

Finalmente, comodidad y utilidad con las mantas. Lo ideal es repartirlas por las diferentes habitaciones mantas, dobladas o colgadas, pero darán un toque acogedor y serán muy útiles si nos llega el frío.