Katy Perry sufre un trastorno obsesivo compulsivo, conocido en castellano como TOC y en inglés OCD, algo relevante para entender su forma de ser, según ha confesado ella misma en una entrevista al UsWeekly.

Como consecuencia de este trastorno, la artista ha llegado a tomar hasta 26 pastillas al día para combatir su trastorno.

Katy también ha afirmado que, al contrario que mucha 'celebrities', nunca ha pasado por el quirófano Esto explica ciertos hábitos la cantante de I Kissed A Girl, que ha llegado a admitir que se lava los dientes entre 4 y 6 veces al día.

Otra anécdota de la entrevista es que su trastorno compulsivo hace que su cabeza quiera ordenar las siglas TOC alfabéticamente, por lo que la cantante piensa que su trastorno es COT.

Katy también ha afirmado que, al contrario que mucha celebrities, nunca ha pasado por el quirófano. Todo es natural.

La estrella de la música además ha revelado será tía dentro de poco, aunque no ha dicho de parte de quién si de su hermano pequeño David Hudson o de Ángela, su hermana mayor.          

Aunque en el videoclip de Roar Katy sale más salvaje que nunca, también tiene un lado tierno que le traslada a su infancia más adorable, ya que ha confesado que siempre viaja con su osito de peluche. Además de esto ha dicho cuál es su tono natural de pelo: el "marrón ardilla".