El mercado inmobiliario español se encuentra en un proceso de ajuste "muy gradual", que se verá reflejado este año en la subida del precio de la vivienda de entre un 3 y un 5%, es decir hasta seis puntos menos que la subida de 2006, que fue del 9,1%, según BBVA.

La pérdida de fuerza de la demanda, debido al endurecimiento de las condiciones financieras, se verá compensada por el aumento de la población, la creación de empleo y la demanda de vivienda por parte de no residentes, según dijo hoy el director del Servicio de Estudios de BBVA, José Luis Escrivá, en la presentación del último número del estudio Situación Inmobiliaria.

La subida progresiva de los tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE), hasta alcanzar el 4% a mediados de 2007, junto con la continuación de la subida de los precios, ha endurecido las condiciones de acceso a la vivienda y las familias endeudadas se verán afectadas durante este año, conforme se revisen sus préstamos hipotecarios.

El mayor impacto de esta subida se registrará este año, cuando el pago por intereses alcance el 7,2% de la renta disponible de las familias frente al 5,5% de 2006.

Oferta en máximos, por lo que se prevé descenso

En cuanto a la oferta, del estudio de desprende de que está en máximos y los visados de viviendas han superado las 900.000 unidades en 2006, por lo que se espera una disminución hacia niveles más acordes con el pulso actual de la demanda.

Escrivá negó que haya mucha oferta, por lo que descartó que caigan los precios

No obstante, Escrivá negó la existencia de un exceso de la oferta, por lo que descartó escenarios de caídas de precios, situación que sólo podría producirse este año en algunas zonas puntuales, incluidos algunos puntos del litoral.

La Administración recauda más por las viviendas

La recaudación del Estado vinculada directamente al mercado inmobiliario ha experimentado un notable crecimiento, alcanzando un volumen equivalente al 3,2 del Producto Interior Bruto (PIB), aunque el impacto directo del sector sobre el total de ingresos públicos es relativamente reducido, aportando en torno al 9,5% del total.

La moderada desaceleración de la economía española, ligeramente más acusada en el sector inmobiliario, que prevé el estudio, podría reducir su participación en el PIB aproximadamente un 1 punto porcentual, hasta situarse en torno al 2%