El puerto de Valencia, según las asociaciones de guardias civiles, sufre un goteo continuo de robos desde hace un par de meses.

El último fue ayer, a las cinco de la madrugada, cuando dos hombres intentaron sustraer sendos coches acabados de sacar de un buque mercante.

Los agentes de la Guardia Civil los detectaron y fueron por ellos. Uno de los ladrones no logró arrancar el vehículo, se apeó y salió corriendo del recinto portuario.

El otro, en su alocada huida, arrolló a uno de los guardias, ya que trataron de cerrarle el paso a modo de escudos humanos, porque las barreras están inutilizadas por unas obras. Las asociaciones de guardias exigen videocámaras en la zona.

De otro lado, una joyería del centro comercial Gran Turia recibió la visita de los amantes de lo ajeno ayer. Rompieron con mazas el escaparate y se llevaron alhajas, igual que pasó el lunes en El Osito de L’Eliana.