Elijah Wood: "Quizá los tiempos difíciles ayuden a producir un arte magnífico"

  • El actor Elijah Wood ha visitado Madrid para promocionar 'Grand Piano'.
  • También está a la espera del estreno de 'Open Windows', de Nacho Vigalondo.
  • El actor ha hablado a '20minutos' sobre su íntima relación con el cine español.
Elijah Wood, en Madrid, durante la promoción de la película 'Grand Piano'.
Elijah Wood, en Madrid, durante la promoción de la película 'Grand Piano'.
Sergio Barrenechea / EFE

Aunque está cansado, como él mismo reconoce y más tarde demuestra ahogando entre risas un bostezo, Elijah Wood recibe a la prensa en Madrid con una actitud afable y ganas de conversar.

Fue niño prodigio en Hollywood, es Frodo Bolsón para medio mundo y actualmente centra su carrera en proyectos más pequeños y desarrollos independientes, muchos de ellos en colaboración con cinestas españoles. De hecho, ahora mismo se encuentra en plena promoción deGrand Piano, un thriller dirigido por el español Eugenio Mira en el que Elijah interpreta a Tom Selznick, un pianista que se ve amenazado por un francotirador durante un concierto. Además, está pendiente del estreno de Open Windows, donde también ejerce de protagonista, en esta ocasión a las órdenes de Nacho Vigalondo.

A ambos los conoció hace tres años en el Fantastic Fest, en Estados Unidos. "Yo ya había visto Los Cronocrímenes antes de conocer a Nacho y a Eugenio. Me había encantado la película, la construcción de la historia me pareció muy inteligente... Conocí a Vigalondo en el Fantastic Fest y luego también a Eugenio, aunque en aquel momento no sabía que él había hecho la música para Los Cronocrímenes. Puede ser que esa película nos uniese un poco pero también tiene mucho que ver el director de aquel festival... y con la cerveza y el karaoke, claro", relata Elijah arrancando las carcajadas de los periodistas.

Pero antes de trabajar con ellos, en 2008, Elijah actuó junto a John Hurt y Leonor Watling a las órdenes de Álex de la Iglesia en Los crímenes de Oxford.

El joven actor estadounidense tiene buenas palabras para todos ellos: "Álex tiene una personalidad arrolladora, es minucioso, muy divertido y adora lo absurdo, está obsesionado con lo absurdo. Me encanta, es maravilloso. Eugenio es muy apasionado, elocuente, habla mucho y tiene muchas inquietudes, interés en multitud de temas. Y Nacho... Amo a Nacho, es extremadamente expresivo —parece que ese es un rasgo español—, tiene una tremenda personalidad, adora bailar y es un maestro de la semántica y de la elaboración de historias con multitud de intrincados detalles. Puedo resumirlo en que los adoro a los tres".

Estos vínculos con España, le han permitido Elijah Wood estar muy al día de la complicada situación de la industria cinematográfica del país. "No estoy al día de toda la escena política, pero sí sé lo que está pasando en el cine en España porque tengo amigos que trabajan aquí. Sé que ahora es muy difícil rodar y que se han perdido casi todas las subvenciones, pero hay una cosa interesante que me comentó el otro día Eugenio: él tiene la impresión, tal y como están las cosas, de que es casi un privilegio hacer una película porque puede ser la última. El resultado es que la gente da todo, pone el mayor esfuerzo posible en esa película. A lo mejor puede ser que los tiempos difíciles ayuden a producir un arte magnífico. Si viene todo dado, tal vez no te esfuerzas tanto", comenta Wood.

"Los directores que conozco aquí no tienen la sensación de derrota, van a encontrar la manera para seguir rodando, aunque tengan que salir del país. Aquí hay mucho, mucho talento y los directores continuarán haciendo películas a pesar de las dificultades", añade el actor.

Lo que está claro es que al intérprete le encanta trabajar en la industria europea: "Trabajar aquí es más como trabajar dentro del cine independiente. La diferencia es que en EE UU, los independientes son independientes, pero aquí parece que forman parte de la estructura del cine. Es una mezcla, porque hay ideas muy interesantes, hay un lenguaje cinematográfico que no puede existir tanto dentro del studio system americano... Básicamente parece que hay más libertad de expresión —no es que no exista en EE UU, que sí— pero aquí simplemente es mejor, me siento más a gusto"

La sombra de Frodo Bolsón

Pese a las múltiples áreas profesionales en las que Elijah Wood está trabajando últimamente (selecciona papeles de corte muy diversos, protagoniza la serie de televisión Wilfred, ha montado su propia productora...), es complicado desvincular su rostro del hobbit Frodo Bolsón, aunque él asegura que tampoco está intentando cambiar esa imagen. "Es cierto que estoy haciendo muchos thrillers, soy fan del género y me atrae, pero no tengo la idea de cambiar la percepción que tiene ya el público de mí ni intento alejarme de cierto personaje", asegura.

El Señor de los Anillos fue un gran acontecimiento de la industria cinematográfica, y Elijah Wood lo recuerda con cariño y con una percepción muy alejada de lo que suele transmitir una gran producción de Holywood: "Es cierto que El Señor de los Anillos fue una producción masiva pero para nosotros era más como trabajar en una producción de cine independiente. Para empezar no estábamos en Estados Unidos, estábamos en Nueva Zelanda. El grupo nos sentíamos como una comunidad que vivía en una burbuja, casi sin la influencia de los estudios. Y, a pesar de tener un presupuesto de 300 millones de dólares, nunca pensaba que estaba en una superproducción".

Entre sus proyectos presentes y futuros, algunos de los más curiosos tienen que ver con su rol como productor. "Ahora mismo estoy preparando una película que se titula Una chica vuelve andando a casa por la noche. Es de vampiros, en blanco y negro y hablan en farsi, el idioma persa. ¡Será un taquillazo! (risas) Reconozco que mi gusto a lo mejor no es muy comercial, pero por eso tengo mi productora, porque me gusta hacer este tipo de cine", cuante el actor entre bromas.

"También acabamos de terminar otra película que se llama Cooties, que es sobre un virus que transforma a los chicos preadolescentes en salvajes mientras que un grupo de profesores queda atrapado dentro del instituto", añade justo antes de asegurar que disfruta mucho trabajando en el otro lado de la industria.

Con la misma actitud con la que recibió a la prensa, Elijah Wood se despide los periodistas, amable y sonriente, con la profunda mirada azul que un día contempló el Monte del Destino pero que desde entonces ha visto y verá mucho más allá.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento