Contra los engaños en las reparaciones urgentes del hogar, información y derechos

  • Lo mejor es contar con técnicos del barrio y pedir referencias sobre ellos.
  • Se trata de no acudir a ciegas a cualquier anuncio o a las Páginas Amarillas.
  • Podemos solicitar un precio orientativo sobre una parte del servicio: desplazamiento, mano de obra y posibles extras.
Fontanero
Fontanero
Gtres

La desconfianza ante las reparaciones urgentes en casa es un clásico nacido de las decepciones y cabreos de muchos. Son tantos los ejemplos de abusos y engaños que muchos son capaces de esperar al día siguiente con tal de no llamar a un profesional de urgencia ante un problema en su vivienda, sea cerrajero, fontanero o electricista.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recibe cada año miles de denuncias a este respecto, sobre todo referidas a precios abusivos y a falta de información. Y en base a esa experiencia queda claro que tenemos derechos. La OCU nos da algunos consejos.

Buscar un profesional de confianza

Antes de vernos en un aprieto, mejor averiguar qué técnicos del barrio o de zonas cercanas a nuestra casa pueden darnos un servicio urgente –principalmente cerrajeros, fontaneros y electricistas–. Pediremos referencias sobre ellos; de esa forma nos aseguramos de estar en manos de un profesional.

De lo contrario, acudiremos un poco a ciegas a cualquier anuncio o a las Páginas Amarillas. En algunas ocasiones, la publicidad de los anuncios nos lleva a centralitas que incluso pueden encontrarse fuera de nuestra localidad, con lo que sólo el traslado del operario se verá gravado de manera innecesaria. Habrá que preguntar desde dónde se realiza el desplazamiento.

Solo con una conversación telefónica es difícil calcular el coste exacto de la reparación, pero al menos estás en tu derecho de solicitar un precio orientativo sobre una parte del servicio:

  • Coste del desplazamiento
  • Coste de la mano de obra
  • Posibles extras (por días festivos, fines de semana, suplemento nocturno…)

Si se niegan a darnos esta información, no lo pensemos más: buscaremos otro profesional. En cualquier caso, siempre es conveniente pedir varios presupuestos, porque las diferencias pueden ser grandes.

Cuando el profesional llegue a tu casa y valore el coste total de la reparación, no estamos obligados a asumirla: podemos rechazar el trabajo por caro. Pero, recuerda la OCU,  tendremos que pagar el precio del desplazamiento que hayamos acordado por teléfono.

¿No estamos conformes? No firmamos

Empresas y profesionales (¿?) carentes de ética pueden recurrir a artimañas para encarecer el coste final. Por ejemplo, ofrecernos firmar una orden de reparación en blanco que luego ellos rellenan con la cantidad que consideran. Por eso la OCU nos recuerda que nunca debemos firmar nada con lo que no estemos conformes. La mejor manera de evitar estos engaños es obtener toda la información imprescindible:

  • Los técnicos, por ley, deben llevar un listado de tarifas por escrito, con los datos y el sello de la empresa. Y tienen que mostrarla si el cliente se la exige.
  • En el caso de haber concluido la reparación, si el precio final nos parece abusivo, no firmaremos la factura. Comprobaremos que en ella figuren todos los datos de la empresa y la guardaremos para reclamar.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento