El Ministerio de Industria, Energía y Turismo, los sindicatos y las empresas mineras han firmado este martes el Plan del Carbón 2013-2018 con el convencimiento de que el documento, en plena crisis económica, es "bueno dentro de lo posible" y servirá para devolver la estabilidad a las comarcas mineras.

La firma se ha celebrado esta tarde en la sede del Ministerio de Industria y en ella han participado el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal; el presidente de Carbunión, Óscar Lapastora; el secretario general de Industria de CCOO, Agustín Martín; el secretario general de Fitag-UGT, Antonio Deusa, y el secretario general de la federación de Industria de USO, Pedro Ayllón.

Antes de la firma, Nadal se ha dirigido a los firmantes para agradecer la "lealtad" y las "horas impagables" dedicadas por las partes a un acuerdo que permitirá que el sector minero sea "más saneado y competitivo".

"Es un buen acuerdo. Posiblemente no sea el mejor que hubiéramos querido todos", pero se ha conseguido "con cesiones de todos" y permite alcanzar además "el objetivo principal, que era devolver el sosiego y la tranquilidad a las cuencas mineras".

Industria remitirá ahora el documento a Bruselas y se compromete a publicar "lo antes posible" en el BOE los distintos reales decretos y desarrollos normativos asociados al acuerdo. Los servicios técnicos del Ministerio ya trabajan en este asunto, indicó Nadal.

Tras la firma, los sindicatos y la patronal atendieron a los medios en el vestíbulo del Ministerio. "Tenemos que estar un poco contentos. Si bien habíamos dicho que no era el acuerdo que nosotros pretendíamos, sí era el mejor de los posibles estando en la situación en que estamos", afirmó el responsable de minería de CCOO, José Luis Villares.

Villares consideró además que "aún queda trabajo a todos, y sobre todo a los políticos", para "revertir" la decisión de la Comisión Europea de impedir las ayudas públicas al carbón a partir de 2019. "El carbón es indispensable y lo seguirá siendo, y Europa debería comprender la situación y dar un plazo de tiempo más largo", afirmó.

El responsable de minería de UGT, Víctor Fernández, valoró por su parte que el secretario de Estado de Energía haya "cumplido su palabra" y consideró que el acuerdo es positivo la vista "de la situación real de este país y de Europa".

"donde se puede,

No donde se quiere".

"Se llega donde se puede y no donde se quiere", afirmó Fernández, después de recordar que hace un año, cuando los mineros se manifestaron en Madrid, "todo el mundo hubiese dicho que no" se produciría un acuerdo.

Por parte de USO, su secretario confederal de acción sindical, José Vía, señaló que "ahora hay que rematar la jugada" y lograr que la minería disponga de "unos puestos de trabajo decentes con unas condiciones decentes".

Su sindicato, anunció, trabajarán a partir de mañana en una demanda para que los trabajadores de las contratas tengan derecho a acogerse a los beneficios sociales del acuerdo.

Ajustes importantes.

El presidente de Carbunión, Óscar Lapastora, calificó el plan de "necesario para que pueda seguir habiendo ayudas en un plazo de tiempo y para que las empresas puedan seguir luchando por ser competitivas". "No era el plan que nos hubiera gustado, pero estamos en una situación económica con recortes en todos los sectores", señaló.

Lapastora advirtió además de que "los recursos puestos encima de la mesa son escasos y va a obligar a que haya ajustes importantes en todas las líneas de las cuentas de explotación de las compañías". Al ser preguntado acerca de si el empleo estará sometido a los ajustes, señaló que "el personal es una partida más".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.