La viuda del brigada del Ejército de Tierra, Luis Conde, asesinado por ETA el 22 de septiembre de 2008 en Santoña, ha desvelado en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional que se enteró de una "manera horrible", a través de la radio, del atentado que había sufrido su marido. "Las pesadillas que yo he tenido son muy grandes, desde ese momento esa sensación no se la deseo ni a mi peor enemigo", ha añadido.

Así se ha expresado Lourdes Rodao en el juicio que se sigue contra los tres miembros del 'comando Otazua' de ETA, Daniel Pastor Alonso, alias 'Txirula', Iñigo Zapirain Romano, 'Aritza', y Beatriz Etxebarria Caballero, 'Kot', que se enfrentan a sendas penas de 486 años y medio de cárcel por asesinar con un coche-bomba al brigada en el Patronato Militar de Santoña (Cantabria).

"Me enteré de la manera más horrible que te puedes enterar, por una radio", ha revelado la viuda del militar, que ha rememorado que llamó entonces por teléfono a su cuñado para pedirle que su hijo acudiera a ver a su padre que "estaba muy mal". Tras ello, ha denunciado la sensación de "abandono" que sufrió a lo largo de las dos horas que tardó en saber que su marido había muerto.

"Simplemente me sentí sola. A una víctima nunca se le debe dejar sola, mi marido murió y la sensación de impotencia es muy grande. Estaba bloqueada, es una sensación de abandono", ha relatado, para añadir que esa noche recogió las pertenencias de Conde en la residencia militar y fue trasladada a un hotel.

No reconocen la legitimidad del tribunal

Al inicio del juicio, el jefe del 'comando Otazua' de ETA, Daniel Pastor, ha pedido a la Audiencia Nacional que le expulse del juicio y se ha negado a declarar en el día en el que, a su juicio, "se han incumplido los derechos de los ciudadanos vascos con represión en las calles", en referencia a la operación que ha culminado con la detención de 18 miembros de la organización Herrira, de apoyo a los presos de la banda terrorista.

"No voy a responder a ninguna pregunta de este tribunal, que defiende el amparo a la tortura, y mucho menos en el día de hoy que se han incumplido los derechos de los ciudadanos y ciudadanas vascas con represión en las calles. Pido de forma voluntaria ser expulsado de esta sala", ha dicho Pastor, que ha sido conducido a la 'pecera' acristalada donde aguardaba el resto de procesados.

Tanto Iñigo Zapirain Romano, 'Aritza', y Beatriz Etxebarria Caballero, 'Kot', se han negado poco antes a declarar en la vista oral manifestando que "no reconocen la legitimidad" del tribunal, si bien Etxebarria ha aprovechado para afirmar en voz baja que las declaraciones que prestaron en sede policial fueron hechas "bajo torturas".

En el juicio también han comparecido varios militares que estuvieron presentes en la noche del atentado y que han descrito el estruendo que escucharon sobre la 1.00 horas de la madrugada: "Eché a correr y escuché el boom, sentí la onda expansiva y caí", ha afirmado uno de los testigos.

Acto seguido, han declarado varios guardias civiles que han puesto de manifiesto que los acusados guardaban "todo lo necesario" para fabricar bombas-lapa y que no sufrieron ningún tipo de intimidación cuando fueron detenidos el 28 de febrero de 2011. Sus abogados de oficio han destacado que se prestaron a declarar voluntariamente durante "horas y horas" y pormenorizaron detalles del atentado.

Asesinos del inspector puelles

La Fiscalía, la acusación particular, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), consideran a los acusados culpables de un delito de asesinato terrorista, otros 25 en grado de tentativa, uno de estragos terroristas y un delito de uso de vehículo de motor ajeno. Piden una indemnización de 500.000 euros para la viuda y el hijo de Conde.

La fiscal Dolores Delgado sostiene en su escrito de conclusiones provisionales que los tres acusados colocaron un coche-bomba en la calle Almirante Carrero Blanco de la localidad cántabra, frente al Patronato Militar 'Virgen del Puerto' para que hiciera explosión a la 1.00 de la madrugada.

Antes de la explosión, que mató al brigada y provocó heridas a otras seis personas, Daniel Pastor llamó a la central de la DYA en San Sebastián advirtiendo de la existencia del explosivo, que estaba compuesto por una mezcla de nitrato amónico y aluminio en polvo reforzada con exógeno. La onda explosiva alcanzó a Conde, que falleció poco después en un centro sanitario.

Los miembros del comando Otazua' han sido ya condenados, entre otras penas, a 45 años de cárcel por el asesinato, en junio de 2009, del inspector de la Policía Nacional Eduardo Puelles, y a 31 años de prisión por atentar contra el escolta Gabriel Ginés en octubre de 2007.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.