El presidente de La Rioja, Pedro Sanz, ha dicho este martes, en relación con la polémica con el párroco de Arnedo, que "los problemas personales hay que llevarlos al lugar adecuado para resolverlos, y no exteriorizarlos públicamente".

Sanz se ha referido de este modo a la última edición de la hoja parroquial de la Iglesia arnedana de San Cosme y San Damián, en la que su párroco, Tomás Ramírez, ha advertido al presidente que "no es bienvenido" en el templo, al tiempo que le reprocha haberle negado reiteradamente el saludo.

"No suelo leer las hojas parroquiales", ha afirmado hoy Sanz a preguntas de los medios de comunicación, mientras que ha recordado que el Gobierno regional "ha invertido 1,8 millones de euros en la Iglesia, y no se ha mirado quién estaba de párroco".

Acto seguido, ha recalcado que "voy a asistir a todas las fiestas de los pueblos a las que me inviten sus ayuntamientos, que son los que invitan y no las parroquias, porque es mi deber institucional". "Y, en segundo lugar, como cristiano, iré a la iglesia cuando lo considere oportuno y conveniente", ha subrayado.

Con todo, ha insistido en que "los problemas personales hay que llevarlos al lugar adecuado para resolverlos, no exteriorizarlos públicamente". "A mí, lo que digan determinadas personas me trae sin cuidado, no voy a nombrar obispo a nadie", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.