Senador demócrata Harry Reid
El senador demócrata de Nevada, Harry Reid, En una rueda de prensa tras la aprobación de los fondos temporales para el Gobierno estadounidense. EFE

El Senado de Estados Unidos aprobó este viernes un proyecto de ley que permitiría evitar la suspensión de pagos parcial del Gobierno el próximo martes, en el que además suprime la polémica exigencia republicana de privar de fondos a la reforma sanitaria.

Tras la votación en la que se eliminó (por 54 contra 44) esa decisión adoptada por la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, el proyecto de financiación vuelve a dicha cámara baja, donde podría ser rechazado. La propuesta del Senado recorta en un mes la autorización temporal de fondos, que antes abarcaba hasta el 15 de diciembre y ahora ha quedado limitada hasta el 15 de noviembre.

La Cámara baja debatirá este fin de semana si introduce de nuevo la exigencia sobre la ley de salud o si acepta finalmente los términos del Senado, lo que permitiría evitar la suspensión de pagos de la Administración.

Para cerrar el debate se necesitaban más de 60 votos y los demócratas solo cuentan con 54 miembros en el Senado

Antes de votar sobre el contenido, el pleno del Senado aprobó dar por terminado el debate, votación que contó con el apoyo de 25 senadores republicanos, quienes no siguieron la recomendación de los correligionarios adversarios de la reforma sanitaria, especialmente del senador por Texas, Ted Cruz, que habían pedido votar en contra.

Para cerrar el debate se necesitaban más de 60 votos. En el Senado los demócratas cuentan con 54 miembros.

"Insto a los republicanos sensibles de la Cámara de Representantes que dejen votar a los demócratas de la Cámara. Que aprueben un proyecto de ley limpio para evitar el cierre (suspensión de pagos). Desafíen a los anarquistas. Respeten el Estado de derecho. Y ayuden al Senado a gobernar", urgió el líder de la mayoría demócrata, Harry Reid, antes de la votación.

El Congreso ha vivido una tensa semana con respecto al problema de la financiación temporal del Gobierno, ya que los republicanos de la Cámara baja, alentados por el senador Cruz, decidieron aprovechar el trámite presupuestario para tratar de hundir la reforma sanitaria.

Cruz recurrió al filibusterismo y estuvo hablando muchas horas para bloquear el proceso legislativo y evitar así que Reid programara una votación en la que se introdujera de nuevo la financiación de la sanidad, punto que solo requería de una mayoría simple, como ocurrió hoy.

Sin embargo, pese a que estuvo más de 21 horas hablando en la cámara alta, Cruz no logró los suficientes apoyos entre sus propios correligionarios para frenar a los demócratas.

Mensaje de Obama a los republicanos

Obama también ha pedido que se vote a favor de elevar el techo de deuda El presidente de EE UU, Barack Obama, ha pedido a la Cámara de Representantes que actúe "responsablemente" y apruebe esta ley presupuestaria para evitar el cierre parcial del Gobierno a partir del próximo martes. Ese cierre "afectará a gente real" y muchos ciudadanos, entre ellos los militares, no recibirán sus salarios "a tiempo", denunció Obama en una comparecencia en la Casa Blanca.

El Congreso debe aprobar algún tipo de mecanismo de financiación antes del próximo martes, 1 de octubre, cuando comienza el nuevo año fiscal, o de lo contrario el Gobierno federal tendrá que suspender muchas de sus actividades y servicios.

"El mensaje al Congreso es éste: No cierren el Gobierno, no tumben la economía", ha subrayado Obama. Según el presidente, "la sola amenaza de un cierre ya está teniendo un efecto sobre la economía" del país. 

El mandatario también ha reclamado al Congreso que vote para elevar el techo de la deuda, cuyo límite se alcanzará el próximo 17 de octubre, y dijo que es "responsabilidad" de los legisladores "autorizar al Congreso a pagar las cuentas" del país.

A juicio de Obama, EE UU no se puede permitir "que los extremistas en el Congreso causen otra crisis" y alertó de que no elevar el techo de la deuda sería incluso "más peligroso" que un cierre parcial del Gobierno.

Soldados sin salario

Casi un millón y medio de personal militar en activo y otros 400.000 civiles se quedarían sin recibir su salario Si este fin de semana el Congreso no encuentra una vía para acordar un presupuesto provisional y finalmente se produce el temido 'cierre de Gobierno', los soldados estadounidense en todo el mundo se quedarían sin pago de sus salarios, aunque seguirían desplegados.

Según el Pentágono, los responsables del Departamento de Defensa se están preparando para reducir en lo posible el impacto de la falta de fondos, cuando comience el nuevo año fiscal el 1 de octubre, debido a los desacuerdos en el Congreso. "El personal militar no será pagado hasta que el Congreso no ponga a disposición los fondos necesarios para compensarles por el servicio prestado", indicó el Pentágono.

Los empleados civiles contratados para labores de importancia por el Departamento de Defensa seguirán trabajando pero sin que sus nóminas sean abonadas, mientras que el resto se quedará en casa. Según el Pentágono, la falta de fondos no afectará a sus operaciones en Afganistán o en el dispositivo frente a Siria, en caso de que EE UU tuviera que optar por una acción militar, algo que parece descartado por el momento.

Alrededor de 1,4 millones de personas están incluidas como personal militar en activo, que solo recibirían su paga de manera retroactiva cuando el conflicto se solucionara. De los alrededor de 800.000 civiles en nómina del Departamento de Defensa, la mitad no recibirán sus pagas y no irán a trabajar.