El responsable de Acción Sindical y Política Sectorial de CCOO de Sevilla, Carlos Aristu, ha reclamado a las organizaciones empresariales que sean responsables con la "dramática" situación que padece la economía de la provincia y participen en las mesas de negociación "con voluntad de acuerdo y no de recortes drásticos de derechos y garantías para los trabajadores".

"El conflicto social estará garantizado si los empresarios optan por seguir machacando la economía doméstica de miles de hogares sevillanos", agrega en una nota, tras apuntar que la reducción "sistemática de la capacidad adquisitiva de los trabajadores sevillanos va en detrimento del consumo, de la actividad económica y, por ende, limita las opciones de crear empleo".

Explica que el Íncremento Salarial Ponderado Global Medio (ISP) en la provincia de Sevilla está en estos momentos en un 0,32 por ciento, "muy por debajo" de la media andaluza (0,54%) y del Índice de Precios al Consumo (2,6%), lo que evidencia el "empeoramiento de la renta media disponible en los hogares de la provincia". "Si a esto añadimos que en las personas trabajadoras en activo y pensionistas tienen, en muchos casos, familiares sin recursos a su cargo, la situación no puede calificarse sino dramática en Sevilla", añade.

El responsable sindical ha reclamado "por responsabilidad social y moral" a la patronal sevillana que participe en las mesas de negociación abiertas con voluntad de llegar a acuerdos "razonables y equilibrados".

Las organizaciones sindicales y empresariales firmaron en 2012 el II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, que comprometía a las entidades firmantes a encauzar las negociaciones en base a criterios de moderación salarial, reinversión de beneficios en la modernización de las empresas y la contención de precios. "Este acuerdo se viene concretando en Sevilla en una pérdida significativa del poder adquisitivo del trabajador, una nula inversión empresarial y un incremento sostenido de los precios, algo que va en detrimento del interés general y nos sitúa en un estancamiento 'sine die' de la economía sevillana", ha declarado Aristu.

Afirma que en el último trimestre del año caduca la vigencia de importantes convenios sectoriales de ámbito provincial y el de algunas empresas señeras en la provincia. "Si convenios como el de aderezo de aceituna o de clínicas privadas se quieren enfocar desde la rebaja indiscriminada de costes salariales como único factor de negociación, "el conflicto social estará garantizado en estos sectores", advierte Aristu.

Desde CCOO se reclama a las patronales sevillanas que asuman su responsabilidad, pues asegura que están en juego las condiciones de trabajo de más de 30.000 personas, pero también "la decisión de si quiere apostar por reactivar nuestra economía o seguir sustrayendo beneficios a costa de las rentas del Trabajo".

"El Gobierno central ha reformado la ley a gusto del empresario, desequilibrando la mesa de negociación de forma evidente, pero está por ver si la clase empresarial sevillana es responsable del difícil momento que atraviesa nuestra provincia", comenta el responsable sindical. Por último, Aristu avanza que Comisiones Obreras no va a dudar en convocar "procesos de movilización de intensidad progresiva en función de cómo avancen las mesas de negociación".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.