El Pleno de la localidad gaditana de El Bosque ha acordado, por mayoría, reprobar a la alcaldesa, Inmaculada Gil (PP), por su "conducta inadmisible, prepotencia, autoritarismo, falta de respeto y rigor" que han convertido los plenos en "un circo estéril con un claro perjuicio a su pueblo".

En un comunicado, Unidos por El Bosque —siglas que amparan a los tres ediles que formaban parte del gobierno local y que decidieron darse de baja del PP el pasado mes de marzo pasando al grupo de los no adscritos— explica que presentó esta iniciativa al Pleno celebrado en la tarde de este jueves, recibiendo los votos favorables de los ocho ediles de la oposición —estos tres, los cuatro del PSOE y el edil de Izquierda Alternativa Bosqueña (IAB)—.

Detalla que se formuló como un punto de urgencia que la alcaldesa "intentó impedir por todos los medios", siendo "llamada al orden y corregida por el nuevo secretario interventor que vio legal la moción y ajustada al procedimiento". La moción fue aprobada con los votos de la oposición, que, "paradójicamente", tienen mayoría plenaria frente a los tres miembros del gobierno local, formado por "la alcaldesa, su cuñado (PA) y otro concejal más del PA".

La moción, consultada por Europa Press, alude a la "actitud insolente, irrespetuosa y hasta despectiva hacia el resto de concejales electos del pueblo" por parte de la regidora en estos más de dos años de gobierno municipal.

Entre otras cuestiones, argumenta que Gil, "atribuyéndose el control y veto en los turnos de palabra, desbarata toda exposición pública razonada si no es de su agrado", preguntándose "qué formación previa ha tenido la alcaldesa para moderar o dirigir los plenos de forma democrática y equitativa, siendo nula su experiencia o actividad política hasta 2011".

Señala que la regidora bosqueña "rechaza el diálogo o debate educado por su soberbia, prepotencia y autoritarismo", siendo el principal problema, en opinión de los proponentes, que "los ciudadanos están viendo y sufriendo, junto a los concejales de la oposición, el circo insoportable y estéril en el que la alcaldesa y su minoritario equipo de gobierno han convertido los plenos".

Entienden que procede reprobar a Gil por "frenar el avance del pueblo con su forma de gobierno a la defensiva que, además, hace inviable la actividad legítima a la oposición".

Entre otras cuestiones, la moción recoge que la alcaldesa "no incluye las mociones de la oposición o las usa a su antojo cuando se ve obligada, o por pura improvisación". La acusan de tener el Ayuntamiento "sumido en el más absoluto inmovilismo y falta de transparencia", afeándole que tras los plenos acuda "a la radio pública para dar su versión nada objetiva" de los mismos y "sin que nadie pueda rebatirle nada".

Finalmente, señalan que bastaría con que la alcaldesa hiciera "autocrítica", pero ella "no cambia su soberbia" y el partido en e que lleva "menos de un año militando" —por el PP— tampoco la quiere "corregir". De esa manera, "la oposición ve imposible su función", por lo que se pedía al Pleno la reprobación de Gil para "dar por mala y censurar su conducta".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.