La Fiscalía de Sevilla ha archivado una denuncia del Ayuntamiento contra el matadero de Mercasevilla por el sacrificio de 1.644 caballos sin la documentación sanitaria preceptiva, ya que "no consta la existencia de riesgo para la salud pública" y, por tanto, no existe relevancia penal, a lo que se suma que todos los animales sacrificados "han pasado por el debido control veterinario postmortem".

En el decreto de archivo, al que ha tenido acceso Europa Press, la fiscal jefe, María José Segarra, recuerda que fue en mayo de 2013 cuando el Ayuntamiento de Sevilla puso en conocimiento del Ministerio Público el sacrificio de equinos sin control sanitario oficial por parte de la empresa Gesesur S.L., que gestionaba el matadero, y con alteración sanitaria del proceso reglado de sacrificio y comercialización de animales de abasto.

Posteriormente, el Consistorio remitió un nuevo escrito a la Fiscalía en el que se concretaban en 1.644 los caballos sacrificados sin la documentación sanitaria preceptiva, informándose de que tanto desde la Consejería de Salud y Bienestar Social como desde los servicios competentes del Ayuntamiento se habían dado las órdenes oportunas de localización e inmovilización del producto tras seguir la trazabilidad de la mercancía sacrificada en dicho matadero sin el control sanitario documentado.

La fiscal jefe, que recuerda que el Ayuntamiento instruyó expediente sancionador contra la empresa que gestionaba el matadero por posible infracción contra la salud pública, señala que, "aunque no se había comunicado por la autoridad competente el hallazgo de carne con toxicidad o riesgo para la salud pública", la "trascendencia" de los hechos llevó a que se realizaran las investigaciones oportunas.

De este modo, la Policía Local presentó un informe el 27 de septiembre del que se "desprenden" como conclusiones que, "debido a los distintos registros de las reses que lleva la empresa Gesesur y la inspección sanitaria, no es posible identificar cada uno de los 1.644 caballos que han sido sacrificados al parecer sin control veterinario, a los efectos de seguir la trazabilidad de los productos de ellos derivados y ordenar los oportunos análisis".

Además, la fiscal jefe dice que todos los animales sacrificados en el matadero "han pasado por el debido control veterinario postmortem", un control que "no se documenta de forma específica" pero que sin embargo "es a juicio del análisis desde la perspectiva penal el más importante y es lo que determina que no consideremos que en las irregularidades detectadas", como es el sacrificio de animales sin poseer la tarjeta /libro del animal y la guía de origen, "exista relevancia penal, por cuanta que no consta la existencia de riesgo para la salud pública".

De igual modo, desde que se denunciaron los hechos "no ha llegado comunicación alguna revelando el hallazgo de alteración sanitaria de ninguna partida de canales o productos derivados de estas reses que hayan podido ser localizadas", por todo lo cual "procede el archivo de las presentes diligencias por considerar que los hechos denunciados no son constitutivos de delito".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.