El pequeño empresario, cuya caso originó la pasada semana el registro de varias consejerías del Gobierno de Melilla (PP), ha sido ingresado en prisión por orden del Juzgado de Instrucción número 4. Según han informado a Europa Press fuentes cercanas al caso, el administrador único de una empresa de reformas generales cuyo nombre responde a las iniciales A.K. ha sido llevado al Centro Penitenciario, donde ha quedado retenido de forma preventiva hasta la celebración de juicio.

A.K. está acusado de la comisión de varios delitos, el más importante el de fraude fiscal, después de presuntamente no declarar los múltiples contratos que logró de la Ciudad Autónoma de Melilla desde mediados del año 2000, fundamentalmente con la Consejería de Medio Ambiente.

La investigación sobre A.K. comenzó con la investigación de una gestoría por blanqueo de capitales y ahí tener conocimiento del presunto fraude fiscal de A.K., que explicó a los agentes que le llamaron a declarar que "su único cliente era la Ciudad Autónoma".

Ante la sospecha de la comisión de un presunto delito de falsedad y de contratación ilícita, el Juzgado de Instrucción número 4 ordenó el pasado jueves el registro de varias consejerías del Gobierno melillense, donde recogieron abundante documentación para su estudio y análisis.

Consulta aquí más noticias de Melilla.